Verano del 85, 4,2/5. San Sebastián 2020

Un poco al ritmo de Almodóvar, François Ozon filma casi un largometraje por año, consolidándose como uno de los directores franceses más prolíficos de los últimos 20 años, pero también uno de los más interesantes. Una idea confirmada con  "Verano del 85", inspirada en la novela de Aidan Chambers "El baile del cuco".



La cinta  formó parte de la Selección Oficial del Festival de Cannes 2020 y del de San Sebastián, optando al premio en la sección oficial, así como al premio Sebastiane que se otorga en el mismo certamen a películas con temática LGBT.

La narración empieza cuando un joven, Alexis, interpretado intensamente por Félix Lefebvre, es llevado por un gendarme para un juicio. Comienza su relato en voz en off antes de mirar fijamente a la cámara para decirnos que no estamos preparados para escuchar su historia. Así, la película irá desgranando el hilo de los acontecimientos que han llevado al joven a esta situación.

Por ello, el guión de François Ozon se intercala con largos flashbacks para permitirnos entender el porqué y el cómo, pero también para que Alexis pueda encontrar algún tipo de salida a través de esta narración.



El verano de su 16º cumpleaños, Alexis, durante un viaje por mar en la costa de Normandía, es salvado del hundimiento por David interpretado por Benjamin Voisin, de 18 años. La conexión es inmediata,  Alexis acaba de conocer al amigo de sus sueños, quizás solo pare el verano.

Alexis es una persona tranquila y sosegada mientras que David es un temerario que no duda en correr ciertos riesgos y cuyas cicatrices aún están en carne viva. Su historia, a lo largo de un verano, revelará a los dos adolescentes a sí mismos. El cineasta se toma así el tiempo necesario para desarrollar a sus dos protagonistas. Aunque veamos la historia a través de los ojos de Alexis, no se olvida de profundizar en el personaje de David. Es el público el que debe decidir. Sin embargo, el director domina su tema y sus personajes de principio a fin.

Por lo tanto, el largometraje es también una narración iniciática centrada en los primeros tiempos. Los primeros amores, las primeras relaciones sexuales, las primeras desilusiones... Desde este punto de vista, se podría comparar esta cinta con "Call Me By Your Name".  Si bien es cierto que las dos películas tienen ciertos puntos en común, siguen siendo completamente diferentes en la forma de abordar su tema. En "verano del 85", si David es claramente bisexual, Alexis sigue buscándose a sí mismo. Y su relación, entre la amistad, el amor, los celos y la decepción, está perfectamente gestionada.




Aunque el tema es lo suficientemente serio, también hay momentos de humor, sobre todo con el personaje de la señora Gorman, y  la escena del club nocturno donde hay una referencia, en principio, a "La Boum" de 1980. El conjunto está perfectamente equilibrado.

Por supuesto, François Ozon apuesta por el hecho de descubrir a Alexis en la corte para jugar con las expectativas del público. También en este caso, el conjunto está notablemente bien gestionado. Si la película en su conjunto es muy sólida, todavía tenemos dos pequeñas reservas: la decisión de romper la cuarta pared en la escena inicial, y la escena final, que a muchos espectadores no terminó de convencer. Delicada puesta en escena del director francés François Ozon. La historia te atrapa desde un inicio y dentro de las locuras que ocurren, se narran de tal forma que son creíbles al espectador.

"Verano del 85" es tan bueno desde el punto de vista técnico como desde el punto de vista narrativo. Ozon abre su película con un plano secuencia que invita al espectador a participar en la historia, recreando perfectamente los años 80 en una Normandía soleada. El conjunto está mejorado por la película. Ya sean los decorados,  los objetos, el vestuario o los cortes de pelo, todo (exceptuando una línea azul de aparcamiento de peaje en la calle, que se escapó en la cámara y que casi seguro que no existían en 1980) nos sumerge perfectamente en esta década. Más allá de la técnica, se aprecia el sentido del detalle de estos años antes de fantasma del sida, en los que soplaba un viento de libertad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Josefina. San Sebastián 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Festival Biarritz américa latina 2021

As in Heaven. San Sebastián 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

Los huesos. Venecia 2021