Live is life. Málaga 2021


Definitivamente los años 80 están de moda en la edición 24 del festival de Málaga. La cinta que nos trae Daniel de la Torre se une a si a "Paraiso", "Maricón perdido", y las que queden por venir. Más aun el verano de 1985, que es el año cuando pasan los hechos en esta cinta, cuya marca en el poster oficial "verano 1985" parece querer recordar la cinta del mismo nombre de François Ozon, con temáticas diferentes las similitudes acaban aquí.

Daniel se basa en el libro escrito por Albert Espinosa, quien ya prestaría sus obras para ser plasmadas en el cine con "Planta 4a" o "Héroes", en donde podemos ver similitudes al guión actual: un grupo de chavales que tienen ganas de vivir la vida, uno de ellos tiene cáncer e indirectamente la película trata de este tema, dándole un envoltorio de aventuras de un chico de Barcelona que va a pasar las vacaciones de verano con su familia de un pueblo de Galicia.

Los paisajes que vemos son de una belleza extraordinaria, con un exceso de filtros innecesarios que pretenden aumentar aún más la belleza. Los constantes dejes y diferencias entre la gente de "ciudad" y "pueblo" es un recurso muy enriquecedor, donde para uno de los protagonistas conducir un tractor no supone ningún reto, o los maravillosos acentos utilizados, generalmente gallego. 

Con una actuación notable de los protagonistas, en especial de los jóvenes: Raúl del Pozo, David Rodríguez, Adrian Baena, Javier Casellas, Juan del Pozo, Marc Martinez, quienes llevan el peso de la película durante las casi 2 horas de filmación, el guión nos muestra constantes persecuciones que intentan dar tensión a la película, pecan de repetitivas. Rodri, el protagonista de Barcelona, parece estar perseguido por una maldición que no explica el director, ya que todo el mundo le quiere pegar, tanto en Barcelona como los chavales del pueblo. Sin entender como moteros de 25 años quieren pegar a un chaval de apenas 14, la cinta confronta a ambos protagonistas en distintas circunstancias, mostrando el ingenio de los niños frente a los jóvenes.



Los 5 personajes cumplen el rol de complementarse, los hermanos gemelos que se quieren y necesitan, el rural, el gordo con ganas de besar a una chica por primera vez, y el de ciudad al que le cuesta estudiar. Todos consiguen de una forma o de otra, sus objetivos, como no podía ser menos, pero dejando un final abierto que no asigna un final forzosamente feliz. La falta de final feliz son retratados por Daniel con largas secuencias de dolor que no consiguen transmitir emotividad al espectador, lo que confirma que para transmitir pena hay que: o crear unos vínculos fuertes entre personajes y que luego uno muera, o ser muy sutil al retratar esta pena. El director lo muestra tremendamente obvio, queriendo forzar al público a llorar sin conseguirlo en ninguno de los momentos "tristes" de la cinta.

Lo que sí que consigue Daniel es crear muchísimas expectativas con ese inicio tan energético que tiene la obra, con un embotellamiento al salir de Barcelona que se convierte en un baile alegre gracias a la banda sonora de la canción "Life is Live" de Opus. De hecho el inicio tiene tan buenas pintas que uno hubiera deseado que los 110 minutos fueran llenos de esta imaginación de Rodri, y como él ve el mundo y lo transforma gracias a la música. En cambio, una vez pasados los créditos, la cinta entra en una fase de "aventuras" contadas de forma convencional y un poco "ingenua" donde unos jóvenes con problemas en sus motos y  que quieren partir la cara a unos niños, no son capaces de empujarlo cuando pasan en bici. Se admiten huecos en el guión en pos de una película dinámica, pero puestos a usar una narrativa poco fantástica, se debería de aplicar en todo el guión.



Las conversaciones de los protagonistas sí que son creíbles, y muy bien llevadas, con frases que sin llegar a ser elocuentes convencen al espectador. Las diferentes discusiones sobre los petardos, los besos a las chicas, la colonia usada, etc, son más pausadas de lo esperado dando la impresión de necesarias para explicar la psicología y relación entre los protagonistas y no simple decoración narrativa. 

Tras los diversos delitos penales y civiles cometidos alegremente por los protagonistas, ayudados con una música alegre, la segunda parte de la película la vemos necesariamente en el correccional de menores o en la cárcel: allanamiento de morada, robo de vehículos, secuestro de bebés, etc. 

Una cinta dinámica, con paisajes fantásticos, interpretaciones muy dignas, conversaciones muy interesantes, y una ambientación en los 80 (sobre todo al inicio de la cinta) perfectos para meter al público en un mundo distinto haciéndole olvidar el actual durante 110 minutos. Sin duda, una de las películas comerciales que darán el bombazo  este año.


Opinión 3,5/5

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Josefina. San Sebastián 2021

As in Heaven. San Sebastián 2021

Festival Biarritz américa latina 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

La hija. San Sebastián 2021

Maixabel. San Sebastián 2021

Arthur Rambo. San Sebastián 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021