Lucas. Málaga 2021


La elección de las películas en las secciones de un festival es un misterio. En Málaga está la sección oficial, y después el resto. Aunque esta distribución no está reñida con la calidad, y un claro ejemplo es "Lucas" en sección Zonazine. Para alguien novato en el festival, esta sección se puede convertir en la sección de culto si pensamos que el resto de las cintas tienen calidad y estilo parecidos a "Lucas".

Con este arriesgado guion del director Álex Montoya, pasa como con un vino desconocido, vas tomando sorbitos y con cada uno vas descubriendo más aromas, pasando de un vino medio a uno de calidad superior a cada sorbo y prueba conseguida. Con cada final de secuencia no esperado, con cada giro que sale de lo cotidiano, con cada explicación de las acciones lógicas para el personaje, aunque ilógica para el espectador. La realidad prima en esta cinta, donde no se juzga, dejando al espectador hacerse miles de opiniones y sabores que hacen que el vino coja cuerpo, y la película gane calidad. 




El problema de las películas extraordinarias es que uno no sabe por dónde empezar, en este caso da lo mismo el actor que elijamos, desde el joven Jorge Motos, quien no pudimos reconocer en la rueda de prensa posterior, a los experimentados Jorge Cabrera y Jordi Aguilar. 

La transición dubitativa que tienen los adolescentes queda plasmada en toda la interpretación de Motos, quien quizás por maestría propia o por la buena dirección de actores de Montoya, no llega ni a sobre ni a infra actuar en ningún momento. 

El papel de Cabrera, con una actitud deplorable a priori, requiere especial atención, ya que meterse en la piel de alguien a quien la sociedad odia, sin pararse a pensar por qué hace lo que hace, es complicado. Cabrera eleva el papel al nivel de crear empatía con el espectador, y al menos ser escuchado, llegando a ser o no comprendido por el público. La obra da a entender que esta explicación es mucho más enriquecedora que el juicio público de culpabilidad que la sociedad da por facilidad y por miedo a empatizar con el "apestado social". 




Aguilar toma peso sorpresivamente en la última etapa de la cinta, con una actuación que da miedo, literalmente.

La obra de Alex Montoya es necesaria para salir de la vía férrea de sentido único en la que parece que el cine español se encuentra, con excepciones como "el plan"de Polo Menarguez. "Lucas" está basada en "La caja de música" del genio Costa-Gavras, y "Lolita", obras que salen de lo convencional y que son susceptibles de recibir muchas críticas, al igual que "Lucas". Pero podemos hacer una reflexión al respecto, mirando las últimas nominaciones en la Berlinale y en Cannes, cero películas españolas. ¿Es por falta de promoción, de ideas novedosas, arriesgadas, nos tienen manía...? no consigo entender la falta de películas españolas en estos certámenes, pero quizás debería de llevar a plantearse preguntas como si se están haciendo las cosas bien, o si es simplemente un bache pasajero. Lo que está claro que "Lucas" es una de esas obras que se verían con gusto en Cannes.

Sin querer desvelar la trama de la cinta, el adolescente Lucas acepta dejarse fotografiar por Álvaro, un cincuentón inseguro y con pintas de haber pasado un trauma. La situación de uno y otro transcurre en paralelo, lo que hace que Lucas se sienta a gusto en compañía de Álvaro, llegando a tomarle como una figura paterna ausente. Los traumas de ambos son complejos y casi nada es lo que parece, como en la vida real, todo tiene una explicación que puede llegar al extremo "degenerado" de poder entender e incluso empatizar con el personaje de Álvaro. 

La cinta trata la encrucijada de hacerse aceptar por la sociedad, pero al mismo tiempo ser uno mismo y hacer lo que uno quiere. Las normas y tabúes sociales crean frustración en los protagonistas que lo tratan de forma diferente. Lucas consigue comprarse ropa de última moda, una moto, etc para no pasar como el raro del grupo. Álvaro intenta suplantar su personalidad para no quedar como el raro de una sociedad. Cada uno de ellos toma acciones (dejarse fotografiar o enviar videos suplantados) para conseguir su objetivo de ser ellos mismos y no ser repudiados por la sociedad. Este sutil juego es una constante en la cinta, llegando al extremo de que unas gafas rotas significan que ha habido una pelea a muerte. En esto radica la grandeza de esta cinta, en sugerir, mostrar sin juicio, de forma aséptica, para que el espectador, inteligente él, pueda crearse una historia en su cabeza. De esta forma, "Lucas" tiene miles de interpretaciones y aceptaciones por el público, haciendo la gran diferencia con la mayoría de las películas comerciales.  



Con una localización en la albufera de Valencia, donde el sueño de caminar sobre las aguas es factible para crear un encuentro entre padre e hijo, la cinta tiene en general un color gris, sucio, opresor del cemento de la ciudad, terminando en un paraje paradisíaco de agua y vegetación. En este paraje es donde los protagonistas deciden tomar acciones impropias de su personalidad vengándose o siendo firmes en sus decisiones.

Opinión 4,5/5



Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Josefina. San Sebastián 2021

As in Heaven. San Sebastián 2021

Festival Biarritz américa latina 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

La hija. San Sebastián 2021

Maixabel. San Sebastián 2021

Arthur Rambo. San Sebastián 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

Los ojos de Tammy Faye. San Sebastián 2021