Ama. Málaga 2021



Con dirección de Júlia de Paz Solvas y actuación de Tamara Casellas, la cinta está en concurso en el festival de cine en español de Málaga 2021.

La cinta se basa en el corto de la misma directora y con el mismo título del 2019, cuenta la historia de Pepa, una mujer expuesta en soledad a la maternidad, con su hija Leila. 

Pepa, tras repetidos actos de autosabotaje, como no ocuparse de su hija, salir de fiesta sin avisar, no buscar un trabajo constante para mantener a su hija, meterse en las drogas... su hermana, con la que vive ella y su hija, la echa, harta de malgastar su vida preocupándose por su hermana. Pepa obliga a su hija a irse con ella en lo que parece un chantaje emocional en la película, aunque posteriormente intentará devolvérsela a su tía, quién ya ha pasado página.



La cinta nos recuerda increíblemente a la ganadora de la Concha de Oro " Entre dos aguas" de Isaki Lacuesta, por su forma cruda de grabar cámara al hombro, primeros planos sofocantes, planos secuencias por la espalda del protagonista con giros bruscos hacia dónde pasa la acción, los tatuajes de los protagonistas, y la Sevilla, siempre presente en ambas cintas, aunque sea en el relato de Pepa. 

Como ocurrió en la multi galardonada (San Sebastián, Cinespaña Toulouse...) "Entre dos aguas", esta cinta nos cuenta un submundo muy cercano pero que una clase media o alta de la sociedad no ve o no quiere ver. El submundo de la precariedad, donde esta clase media tan consabida, puede un día terminar si no mide bien su economía y sus vicios. 

La vida de Pepa es la vida de una mujer adulta acostumbrada a vivir la vida cuando era joven, sin preocupaciones de las responsabilidades, con una idea de la vida que no va más allá del día que vive, un verdadero "carpe diem" y como en la cinta de Isaki, la sociedad no está preparada para gente así, que una y otra vez tropieza en la misma piedra sin aprender una lección con la que no están de acuerdo, pero que deben de "tragar" si quieren continuar con una vida digna, o al menos con un techo donde dormir. 


La película plantea la carga que puede suponer Pepa para su hermana, o Isra para su mujer ( en el caso del film de Lacuesta), esta carga plantea un dilema, ¿debemos ser egoístas y pensar en nuestro bien personal, o debemos anteponer antes a nuestra familia?. En ambos casos la respuesta es: ser egoístas. 

Este egoísmo se ve aceptado, ya que es el valorar un individualismo necesario, estar a gusto con uno mismo (aunque sea egoísta) es necesario para poder estar a gusto con los demás. 




Pepa intenta hacer chantaje emocional a su ex pareja y a su hermana, para hacerles sentir culpables de que tenga que dormir en la calle con su hija, pero estos están ya hartos, anteponiendo su libertad al sentimiento de "buenismo" ayudando a Pepa. ¿Significa esto que hay que dar la espalda a la gente con problemas como Pepa?, según la directora Paz Solvas, algunas personas necesitan pasarlo mal para aprender o perecer. Si un punto queda débil en la cinta, es por qué Pepa no acude directamente a alguna asociación de gente sin hogar para que la proporcionen una habitación, esto puede ser debido a que Pepa no parece conocer muy bien el funcionamiento de las administraciones o asociaciones, parece estar renegada de todo, pensar que el mundo está en su contra. Por otra parte, la figura del que parece ser el padre de Leila, muestra inicialmente una dejadez absoluta por su hija, lo que parece ser un rechazo a lo que implicaría quedarse con Leila que implica continuar una relación con Pepa de la que no quiere saber más, por lo que se interpreta que inicialmente parece rechazar a Leila para rechazar a Pepa.


La localización costera está muy bien lograda y traída, mostrando una actitud desinhibida y relajada que propicia el propio tiempo y el mar. El dormir en la calle no es literal, ya que, con sus limitaciones, se puede dormir en la playa. La fiesta constante en las calles y la posibilidad de conseguir trabajo "fácilmente" en alguna de las discotecas o bares enfocados al turista nacionales y extranjeros ayudan a crear un ambiente especial, que sería imposible de crear en una ciudad castellana como Burgos o Ciudad Real. De ahí el gran logro de la directora consiguiendo los elementos necesarios para sumergir al público en esta atmósfera, que para algunos puede ser desconocida.


La interpretación de Tamara Casellas es correcta, aunque se echa en falta una variedad más amplia de registros, ya que Pepa está básicamente amargada toda la cinta. Esa amargura representada en su rostro, apoyada por las escenas de ducha desnuda, y los primerísimos planos, hacen que el espectador llegue a sentir esa angustia, sin que se llegue a abandonar en toda la cinta. A destacar la actuación del siempre maravilloso Chema del Barco, nominado al Goya este año por la fantástica "El plan" de Polo Menarguez.

Si como con la cinta de Isaki, el jurado valora esta forma hiper-realista, en ocasiones documental, con sonido ambiente excesivamente presente, Júlia tiene opciones de ganar uno de los premios del festival. Cinta que no parece hablar de la maternidad, sino más bien que habla del egoísmo lícito para ser feliz uno mismo y la falta de responsabilidad de la gente que convierte sus problemas en los de los demás.


Opinión 2/5 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Josefina. San Sebastián 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Festival Biarritz américa latina 2021

As in Heaven. San Sebastián 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

Los huesos. Venecia 2021