Barbaque. Sitges 2021


El director francés Fabrice Éboué rompe todos los tabúes con su obra irreverente. Humor, sangre y buenas ideas es la receta de este cóctel explosivo que obligatoriamente te deja saciado, nunca mejor dicho.

El propio Éboué hace de protagonista, Vincent, un carnicero casado con Sophie (Marina Foïs "Enorme") con problemas económicos en su negocio. Película no apta para la gente que se ofenda fácilmente, puesto que aquí se asesinan veganos para comérselos, se hacen chistes sobre gitanos, negros, niños gordos, el capitalismo, los alimentos transgénicos... Pocos asuntos quedan sin tambalearse en "Barbaque", donde las carcajadas fueron repetidas, no ya sólo por la buena realización de la película, sino por la falta de este tipo de humor aparentemente sin límites fuera de las fronteras francesas. 



Tras comprobar que la carne de los veganos es más tierna y sabrosa que la del jamón, la pareja comienza su particular "criadero de veganos" llamandolo "cerdo de Irán". Las bromas sobre la supuesta militancia de los miembros de este colectivo son constantes, desde una invitación a comer en lo que lo único que se prueba es el café, a la fragilidad del cuerpo por comer solo vegetales tras ser atropellado por un coche. Los sentimientos pueden quedar heridos, pero la reflexión de trasfondo del film va más allá que una simple muestra de hartazgo de los protagonistas con los veganos,  consiguiendo transmitir una irritación por la gente clasista que valora su vida según lo que ha ganado su empresa el último año. Las humillaciones sufridas por Vincent  por parte de los amigos de Sophie que tienen una carnicería comercial, de carne no criada de forma tan saludable como la de Vincent, obligan a este a cometer actos que nunca hubiera imaginado, entre ellos las fantásticas imágenes recogidas por las cámaras de seguridad dentro de la tienda de sus amigos.

El hecho de terminar siendo un asesino, de veganos o de cualquier otra persona, demuestra la máxima de que nosotros somos nosotros y nuestras circunstancias. No es cierto lo de "yo esto nunca lo haré", viendo que las personas evolucionan según evolucionan los eventos a su alrededor. 



Éboué nos deleita con una imaginación desbordante, cien por cien Sitges, donde el humor y la sangre se mezclan de forma grotesca como cuando Vincent pone el pene seccionado de un vegano en la boca de su mujer. O la increíble imagen del vegano desnudo en casa preparado para divertirse, con ese impactante y sutil ruido de elástico que era el condón ajustándose. 

Que gusto Sitges donde "la imaginación está al poder" y no solo no está mal visto reírse con humor irreverente, sino que parece casi una obligación el desconectar de la realidad durante los 87 minutos de la película, en un Auditori donde las bromas sobre el color de piel de la carne que se va a comer está dentro del guión, o sobre la posibilidad loca de comerse a un niño gordito y jugoso. 

Una obra del estilo de "Delicatessen" del gran Jean-Pierre Jeunet (que estará en la Mostra de Valencia en unos días) que se hará oír por la buena ejecución del film, y sobre todo por algo que debería ser obligatorio en toda película: tiene dinamismo e interesa lo que cuenta por la forma de contarlo. Éboué no se ruboriza por poner imágenes de documentales de la forma de cazar de los animales comparándolos con los métodos de Vincent, o imágenes completamente fabricadas de un reportero que habla de asesinatos, este cambio en la estética de la película genera una mayor curiosidad en el espectador, que observa que el cine es muy grande, que caben muchas formas de hacer cine y muchas formas de contarnos algo triste (unos asesinos en serie) de forma amena, entretenida y crítica con la sociedad (racismo, veganismo, clasismo...).



Una obra con un gran trasfondo, contada con humor y que se escuchará este año 2021. Es complicado que gane en Sitges, por la regla no escrita de casi todos los festivales, de que una película con humor no puede ganar el gran premio, pero que con mucha probabilidad ganará el premio de llenar las salas de cine (que es para lo que sirven los festivales, ¿no?).

Opinión: 4,5/5




Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Josefina. San Sebastián 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Festival Biarritz américa latina 2021

As in Heaven. San Sebastián 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

Los huesos. Venecia 2021