El hoyo en la cerca. Venecia 2021


La violencia más extrema es ya un sello del cine mexicano, y Joaquín del Paso no podía fallar en esta ocasión, compitiendo además en la sección Orizzonti de Venecia 2021.

Lo maravilloso del cine mexicano en general es que las cintas que vienen de este país son estéticamente bellas, por sus brillantes actuaciones, un guión inesperado, dinámico, con imágenes perfectas que logran transmitir lo que pretende, y una dirección que está generalmente por encima de la media del cine de otros países. El cine mexicano suele sorprender, ya lo hizo Michel Franco con "Nuevo Orden", o con "Después de Lucía". De hecho, esta última tiene un gran parecido con "El hoyo en la cerca", donde vemos unos niños mostrando su violencia, deseosos por encontrar su lugar en el grupo como buenos animales gregarios que somos, pero a costa de cualquier precio. Abusar del más débil parece en ambas películas un potenciador para abusar más, hasta límites insospechados.

Del Paso nos muestra un campamento de niños "fresa", de familias bien, con mucho dinero. En el campamento cuyo lema en la puerta habla de justicia e igualdad, la formación  que se imparte allí es especial, con múltiples señales que nos hacen pensar que la cinta se convertirá en una película de terror, con un agujero (hoyo) en una valle (cerca) por donde aparentemente ha pasado algo o alguien, dejando un reguero de sangre. 

El campamento es el caldo de cultivo para que los niños aprendan, pero aprendan no los valores que se supone que un colegio privado y católico debe enseñar, sino unos valores  distintos y que veremos a lo largo de las pruebas por las que tendrán que ir pasando los alumnos. 

Con una clara diferenciación por clases, México no es una excepción, si bien los extremos pueden estar más pronunciados. Estos extremos clasistas que se mezclan con el tipo diferente de etnias:indigena, caucásica, etc, hacen del campamento uno de sus focos, formando a los pequeños en un odio a los que consideran inferiores, en luchar solo por sus propios intereses y por los de su familia, olvidando la bondad y la pérdida de tiempo en preocuparse por los demás. 



Con la llegada de un secretario del gobierno en helicóptero privado y que en su niñez pasó por el centro, el director nos indica el camino que deberían llevar nuestros pensamientos, relacionando la falta de escrúpulos, clasismo, cinismos e hipocresía de los políticos, con el campamento que les ha formado en esa actitud. La pregunta que nos surge es si este campamento tiene sucursales por todos los países del mundo.

La falta de chicas en el campamento es un punto a resaltar, no ya por ser un campamento de curas, sino porque refleja la falta de mujeres en puestos de gobierno (imaginamos que del mexicano). Los curas quieren "hombres con huevos"  y que paradójicamente dejen humillarse admitiendo una culpa falsa, para demostrar esos huevos. La brillantez con que del Paso nos muestra esta manipulación da miedo, cuando vemos las mismas manipulaciones en las películas de Luis Estrada, pero a escala política, nos preguntamos si el mundo está tan corrompido como nos lo muestran. 

La aparente relación gay entre dos chicos del campamento y la consecuente mofa por parte de sus compañeros llamandoles maricones despectivamente, hace que el comportamiento de ambos cambie radicalmente. Este cambio por intentar estar en un rebaño de aceptación es sorprendente por quien lo hace, el chico de origen indígena, que ya tiene sobre él el estigma puesto por sus compañeros de inferior por su origen, y no quiere tener otro que sea el de "maricón", por lo que su reacción sorprende a todos, mostrandonos de forma elocuente el fondo de la naturaleza humana.

La infinidad de alegorías de esta cinta deja exhausto al público, necesitando recapacitar calmadamente sobre lo que acaba de ver. 

El casting es simplemente maravilloso, con una profesionalidad y naturalidad que no se ve en el cine de muchos otros países cuando ruedan con niños o niñas (de 12 a 15 años). Quizás esto hace que el tener una película mexicana programada en un festival nos hace elevar una ceja para elegir ir a verla antes que a otras en el mismo horario, aunque sea simplemente por las maravillosas actuaciones que posiblemente nos esperan. Dentro del casting está el propio director, quien tambien escribe el guión. Del resto de actores destacar especialmente, junto a Enrique Lascurain, a los chavales que son los que realmente destacan: Santiago Barajas Hamue, Valeria Lamm, Lucciano Kurti, Diego Lozano, Yubáh Ortega, o Iker Fernández.

La única pega que podría ponerse es la aparente violencia gratuita que vemos en la cinta, que en algunos momentos parece excesiva, y quizás sea una exageración del director para hacer pasar el mensaje más nítidamente. Lo que está claro es que peores cosas ocurren en la vida real, en el propio país de México, o en circunstancias donde un grupo de personas cometen actos violentos sin aparente sentido, como la famosa Matanza de My Lai perpetrada por el ejército de Estados Unidos en un poblado de Vietnam, donde sin aparente motivo, los militares se llenaron de odio y sed de violencia. También esta violencia de grupo queda constatada en la película "The card counter" sobre las torturas del ejercito en Irak. Quizás en psicología este síntoma tenga un nombre, siendo lo que parece mostrarnos Joaquín en su film.


Opinión: 4,2/5



El director Joaquín del Paso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021