Las vacaciones de Hilda. San Sebastián 2021


El director y guionista uruguayo Agustín Banchero consigue plenamente lo que se plantea en su película, que cuando el espectador termine de verla no logre entenderla completamente. Esa maravillosa sensación de estar rumiando el guion minutos después de acabar para conseguir llegar a algo sólido, es uno de los logros de esta cinta.

Hilda es una mujer a la que vemos en dos momentos diferentes de su vida, invierno y verano, actitud huraña y moderadamente alegre. Esta bipolaridad es interpretada de forma brillante y contenida por Carla Moscatelli. 




En la primera parte de la cinta vemos como la protagonista, arquitecta de profesión, revisa unos silos que deberían ser reparados para evitar su colapso. Hilda es hosca, fría, no quiere tener relación con la gente, ni siquiera con su hermano y socio del despacho de arquitectura. Su única ilusión es su hijo que después de varios años, tiene previsto ir a visitarla. El espectador se siente lejano a este tipo de guiones, donde la frialdad es excesiva, diríamos cine de Finlandia y no iberoamericano. Detalles que aportan cierta cercanía son la naturalidad con la que en ocasiones piden que se repita la frase porque no la han entendido, o la falta de frases rimbombantes que algunos guionistas tienden a usar para embellecer sus diálogos, sin darse cuenta de la artificialidad con la que impregnan la cinta. 

La segunda parte de la cinta es Hilda, esta vez sí, de vacaciones con su marido y sus 3 hijos. Aquí la protagonista está más alegre y no terminamos de entender qué es lo que acabamos de ver hasta ahora. El espectador ve que ahora hay un marido, 2 hijos más de los contados en la primera parte, algunos personajes son los mismos con los mismos orígenes y la misma falta de acento de Rocha. En estos momentos la mente del público comienza a hacerse preguntas e intentar averiguar si está viendo una película de cine independiente uruguaya o una de Christopher Nolan. 



Es una película en cuya primera parte se parece a la gran mayoría del resto de películas, pero que con el sorprendente final de la primera parte, y toda la segunda parte, hacen que nos planteemos si ha habido algún cambio de personajes, si estamos viendo la misma película, si hay conexión entre ambas, o si simplemente todo esto tiene sentido. Lo curioso es que poco a poco y con paciencia le vamos encontrando lógica, hasta la última secuencia impactante que nos confirma que ambos mundos paralelos de las dos partes, forman parte del mismo proyecto, y que cada uno tendrá que sacar una conclusión personal.




 Una cinta que se recibe con los brazos abiertos, no solo por la ambigüedad que crea en la conciencia de quien la ve, sino por lo poco acostumbrado que nos tiene el cine uruguayo a mostrarnos sus películas en festivales internacionales europeos.


Opinión: 3/5

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021