La chica del brazalete, 3,7/5.



Como estamos acostumbrados con el cine francés, esta cinta es otra pequeña joya. Esta vez el director Stéphane Demoustier nos narra, siempre manteniendo la tensión y el dinamismo, un proceso judicial a una adolescente.




La trama cuenta el juicio de una chica de 16 años, Lisa, interpretada por Melissa Guers,  acusada de haber asesinado a su amiga. La tensión constante durante los 95 minutos en la cinta, sin llegar a saber o intuir si la protagonista es culpable o no, es uno de los grandes puntos fuertes de la película, en contraposición con las cintas estadounidenses de procesos judiciales donde suele haber indicios para ver quién es el malo malo o el bueno bueno teniendo siempre un culpable. 




En esta ocasión,el cine francés utiliza un proceso judicial para poner en tela de juicio los prejuicios que tiene la sociedad actual, y la justicia, con la sexualidad. Guiado de una forma magistral por el director, en el imponente y moderno edificio de Justicia de Nantes, muestra las evidencias para declarar  culpable o inocente a la protagonista.

Vemos la interacción de confianza y dubitativa que tiene el padre y la madre con su hija. Podemos llegar a ver la vergüenza que siente la madre de que se la pueda poner en juicio la falta de confianza en su hija, pero también el desapego que tiene con respecto al juicio, ya que lo considera un mero trámite para declarar a su hija inocente. Todo este tipo de contradicciones, de sentimientos complicados a mostrar y hacer sentir, en esta películas están magistralmente gestionados.


 
Otro de los puntos magistrales, y sobre el que todo el mundo está de acuerdo, es la abrillante y odiosa actitud de la fiscal, que como tal, tiene que culpar a la sospechosa. También destacar la gran actuación a la que ya nos tiene acostumbrados la figura del padre, interpretado por Roschdy Zem, ganador en Cannes por "Días de gloria", y al que ya pudimos ver en otras películas como "Ma fille",  "los hombres de fuego", "el precio del éxito"...




Volviendo al punto fuerte de esta película, las relaciones sexuales, deja claro que no se entienden igual actualmente que hace 50 años, o cuando se crearon las leyes, con frases como:

- No tuvimos sexo, sólo nos hicimos sentir bien el uno al otro. 

Esto puede sorprender a sus padres, que tendrán que aprender que no por prohibir van a conseguir que su hija deje de adaptarse a los tiempos que corren. 

Otro aspecto que se aprende durante el proceso, es el machismo que está presente entre los abogados, en este caso la fiscal, cuando considera que la acusada es una chica fácil, sin calificar al chico, Nathan, de los mismo:

-¿Te llamarías a ti misma una chica fácil?- la fiscal

-¿Le parece que Nathan es un chico fácil? - respuesta de la acusada


Son grandes puntos que apoyan el mensaje total de la cinta sobre la libertad sexual y la evolución que se debería de hacer respecto a este tema

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021