Al abordaje, 4/5. Gijón 2020




En sección oficial, esta cinta del francés Cuillaume Brac abrió el festival de cine internacional de Gijón el 20 de noviembre. Viene de presentarse en Berlín.  



La cinta está rodada de una forma muy fresca y natural. Por ejemplo, el director utiliza cero música, cosa que el espectador agradece infinitamente puesto que en el 99% de las películas hay música y en muchas ocasiones no es ni la adecuada ni en el momento adecuado. Esto demuestra que se puede hacer una película sin edulcorantes añadidos como en algunas ocasiones es la música. 

Otro de los aspectos que dan frescura a la cinta es la nula utilización de luz o decorado artificial. Tanta realidad provoca que al inicio de la cinta, por ejemplo, algunas personas que están al lado del río saluden a la cámara. Podría ser una especie de Dogma 95, pero sin la etiqueta anunciada a bombo y platillo.

Independientemente, se agradece esta frescura ya que transmite al espectador el mensaje de estar dentro de la película.



Parte de esta naturalidad es la gran atención que ponen a los pequeños detalles, como por ejemplo, en el maillot del ciclista se ve lo que aparenta ser un plátano, las conversaciones del blablacar o la primera noche que pasan en la tienda de campaña.

Todos estos pequeños detalles parecen banales, pero cuando los guionistas (el propio director y Catherine Paillé), se están presentando ante una hoja en blanco escríbelo el guión, realmente requieren de muchísima imaginación. En muchas ocasiones estos detalles pasan desapercibidos, como en la vida real, pero que a la larga va dando cuerpo a la película, como en la vida real.

Otro de los grandes logros del guión, es algo que ve frecuentemente en las películas francesas, que los protagonistas van cambiando de forma de ser de forma dinámica según las circunstancias. 



Al final de la película el espectador no siente que haya aprendido nada, en cambio siente que ha estado dentro de los ojos de los personajes viviendo estas experiencias, creyéndose todo lo que ha pasado, que no es poco.

La sinopsis de la película es la de Félix un chico de París que conoce a Alma por casualidad. La chica tiene que irse de vacaciones con la familia y en un arrebato Félix decide sorprenderla recorriendo los 600 kilómetros que hay desde París a sitio donde está pasando las vacaciones. En esta aventura se lleva a su amigo, y para recorrer el camino contratan un blablacar cuyo conductor se convierte en parte del grupo.



Conversatorio con Guillaume Brac, director de Al Abordaje



Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021