Situación actual de las iniciativas de sostenibilidad en el sector audiovisual en España y Europa. SAN SEBASTIAN 2023

El pasado 27 de septiembre, dentro del festival de cine de San Sebastián, la Spain Film Commision presentó el informe de 113 páginas, financiado por los fondos europeos NextGeneration y elaborado por REDCAU (Red de Clústers Audiovisuales de España) y CENER (Centro Nacional de Energías Renovables), en donde se impulsa un estudio que analiza las iniciativas, mejores prácticas y áreas donde hay más oportunidades de mejora en el ámbito de la sostenibilidad

El estudio ha identificado a más de cincuenta agentes públicos y privados influyentes de todo el país, está disponible aquí.

Carlos Rosado, presidente de Spain Film Commission dijo unas palabras iniciales para dejar la mesa de debate con: Miquel Rutllant, presidente de REDCAU y del Clúster de Catalunya; Eneko Muruzabal, de Basque Green Film; Teresa Azcona, directora general de Spain Film Commission; Aletxu Echevarria, de EIKEN; Marta Zabaleta, de Donostia-San Sebastián Film Commission; y Nahikari Ipiña, de Sayaka Producciones, se han ofrecido las principales conclusiones y se ha debatido sobre las mejores prácticas para el desarrollo sostenible de la industria audiovisual. 

Entre ellas, según el informe algunas de las conclusiones son: 

En primer lugar, se observa una falta de opciones sostenibles en ciertos eslabones de la cadena de valor de la industria audiovisual, en la que intervienen sectores diversos que avanzan a distintos ritmos en la transición ecológica. Por ejemplo, en cuanto a generadores eléctricos o dispositivos electrónicos de grabación existen actualmente menos opciones que implementen medidas de sostenibilidad que en el catering o la flota eléctrica. Sin embargo, estos servicios, en general, se encuentran principalmente en urbes y capitales, y no se dispone de estas opciones en zonas rurales o más descentralizadas, donde tampoco resulta sostenible encargar estos servicios de otras ciudades, debido al gran aumento de la huella de carbono en los desplazamientos.

En este sentido, las desigualdades de recursos que se dan entre los diversos territorios también se reflejan en las peculiaridades de cada localización, como pueden ser las mayores restricciones que se dan en parajes naturales protegidos o el hecho de que solamente se puede acceder en avión a las zonas insulares, formas de transporte que incrementan considerablemente la huella de carbono de la producción audiovisual.

Por otro lado, resulta positivo el auge de calculadoras de huella de carbono como herramientas de medición existentes para el registro del impacto ambiental en el panorama actual, que cada vez están más adaptadas al sector audiovisual en particular. Sin embargo, el hecho de que cada una utilice parámetros de medición distintos hace difícil comparar los resultados entre producciones que podrían ser equivalentes y llegar a conclusiones objetivas. Esto se suma al factor de la complejidad y gran cantidad de tiempo que conlleva realizar una medición correcta, realista y que desglose la multitud de elementos que contribuyen a la huella de carbono de un rodaje (transporte, catering, alojamiento, infraestructuras, etc.).

Además, la gran cantidad de desplazamientos propios de los rodajes y la diversidad existente entre cada producción audiovisual son dos rasgos que suponen un obstáculo a la hora de intentar reducir la huella de carbono de los mismos, así como para compararlos unos con otros con el fin de aplicar medidas de reducción de residuos y gases de efecto invernadero. En este sentido, las necesidades específicas de cada rodaje suponen que no sea fácil reciclar materiales e infraestructuras de unas a otras, o que se requiera una compleja labor de planificación previa desde la fase de preproducción.

En la línea de la logística necesaria, desde la fase previa al rodaje se percibe todavía insuficiente sensibilización en los equipos de profesionales, en parte, como consecuencia de las carencias en formación en cuanto al concepto de sostenibilidad y sus implicaciones en la industria audiovisual y sus localizaciones. Aunque en algunos casos se observan acciones sostenibles que se realizan desde las productoras de forma espontánea y sin ser conscientes de que están llevando a cabo medidas de green shooting, lo cierto es que en muchos casos se tiene todavía la concepción de que esta transición supone un encarecimiento de los presupuestos. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así si se realiza una buena estrategia con criterios sostenibles desde la fase de generación de la idea del proyecto, incluyendo la filosofía sostenible también en el propio guion de la producción audiovisual. De esta forma, es mucho más eficiente implementar medidas de sostenibilidad que tratar de reducir la huella de carbono una vez se ha planteado la producción.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Programación del festival de cine de Huesca 2024

No nos moverán: nueva visión del 2 de octubre de 1968 en México

Reinaldo Cutipa

El consentimiento. PÖFF 2023

La casa. MALAGA 2024

Le mystère Jérôme Bosch

Cine español vs cine francés

IRTP presente en los premios Quirino. QUIRINO 2024

Biznaga de Plata Paraguay. MAFIZ 2024