Pour la France ( Por mi país). VENECIA 2022

¿Por qué o quién seríamos capaces de matar?. Esa es la frase importante que da título a esta maravillosa obra de arte, la respuesta en el caso del protagonista, Aïssa Saïdi(Shaïn Boumedine), es por Francia, o como se dice en francés: "pour la France".


No hay tanto César para tan buenas interpretaciones

El momento en el que se produce esta frase es impactante, no ya por quién la dice, sino por quien la escucha, su hermano Ismaël (Karim Leklou). Y es que, esta película está plagada de actuaciones inolvidables, que hacen que se nos pongan los pelos como escarpias.
Hay que señalar que esto no es aislado, ya que gracias a la dirección magistral de actores, las actuaciones magistrales plagan la cinta, las de Samir Guesm (interpreta al padre de los protagonistas) son un claro ejemplo.


Una diferencia del cine francés

El director francés de origen argelino, Rachid Hami, que concursa en Venecia (sorprendentemente no lo hace en sección oficial) da una vuelta más a la integración de los ciudadanos árabes en Francia, un tema que al contrario que en otros países, aquí no es un tabú. Tras las mil y una películas que vemos constantemente en Francia tratando esta integración ("Gagarine", "Arthur Rambo", "Mis hermanos y yo"...), Hami consigue un novedoso punto de vista, atrayente y dinámico. 

La pregunta que uno se puede hacer, es si ese tipo de películas podrían ser rodadas en otros países (exceptuando quizás a Bélgica con obras como la increíble "Rebel"), es decir, una crítica al origen y a los países de dónde proceden los inmigrantes, los motivos por los que van a ese nuevo país (en principio europeo) y la gran integración o la falta de ella, de estos mismos inmigrantes en el nuevo país. ¿Sería posible hacer ese tipo de películas sin que se las considerada como de mal gusto, o simplemente con una ideología racista por criticar la inmigración en un país?.

El propio director comenta este aspecto:

" Como muchos musulmanes, y extranjeros en el sentido más amplio del término, los Saïdis celebran la Navidad y se sienten profundamente franceses sin negar nunca sus raíces. Representan el éxito de la integración y el rechazo de la asimilación. Son complejos, matizados, diferentes entre sí, y todos rechazan la victimización en la que podrían caer. En este sentido, la película ofrece una imagen moderna e inusual de la familia árabe."


Crítica a ambas partes

En el caso de Francia y de "Pour la France" esta crítica tiene una dosis de ejemplaridad, mostrando ambas partes: la gran suerte de haber podido dejar un país en guerra como es Argelia y poder instalarse en uno de los países con mayor libertad como es Francia. Como contrapunto también muestra la ingratitud de un país que no da la importancia suficiente a una persona que ha muerto por su país (Francia), esa ingratitud que se ve en la película y que en ocasiones sienten los inmigrantes (como hace ver en repetidas ocasiones Ismaël o su propio padre). Esto les lleva a pensar que el país que dejaron, al fin y al cabo, no era tan malo.


La dificultad en toda película es precisamente esa, mantenerse en un gris, sin posicionarse claramente, ni por un lado ni por otro, porque en todos los aspectos de una problemática, hay dos visiones: por un lado, la familia que quiere los honores correspondientes, y por otro, el ejército de un país que no puede dar lo que le piden.


Taipei aparece en escena

La mezcla de este tipo de problemas jurídicos, con la importancia que se le da a los símbolos (siempre muy presente en esta película), crea una amalgama sólida sobre la que gravita el guión, que viene a ser rota y mejorada por un viaje fuera de toda lógica a Taipei.
Este viaje a Taiwán crea la oportunidad óptima para que los dos hermanos se sinceren, mostrando al espectador la personalidad real de cada uno de ello, creando la magia de la empatía por los personajes. 
La ciudad da también la oportunidad de mostrar otra cara de la miseria, una que convive con el lujo y que desde Francia el protagonista no se esperaba. Parece indicar, que eso ocurre también con muchos argelinos, que no ven miseria en Francia desde su país, siendo la realidad otras buen distinta.


Karim Leklou crea escuela con su actuación

El actor Karim Leklou, que interpreta a Ismaël, hace un papel que podría ser secundario, pero se convierte, no solamente por la trama, sino por sus propios meritos, en actor principal, dejandonos mudos por su increíble actuación. Nos preguntamos en ocasiones si la misma persona que interpreta el papel en la actualidad, es el mismo que lo hace cuando se presentan las escenas de dos años antes. Las circunstancias entonces y ahora han cambiado, pero es que él mismo consigue cambiar, como si de otro actor se tratara, algo formidable.


No hay buenas o malas decisiones

La cinta nos pone también en la tesitura de si uno debe de dejar su país cuando hay una guerra o por el contrario debe mantenerse para defenderlo. En ambos casos, la decisión no es ni buena ni mala, es simplemente un punto de vista diferente. El director tiene el gran ojo de mostrarlo, aunque en un inicio pareciera claro, gracias a las conversaciones con el protagonista, el público comienza a tener dudas sobre lo que es correcto o no. Oponer al público con sus propias ideas o prejuicios, es parte del prodigio de esta cinta. Un gran aporte para hacer reflexionar al público, es la decisión exacta donde hay silencios, necesarios, que dicen mucho más que las palabras.

Esta película nos deja unas imágenes memorables, como son los dos hermanos cantando en un taxi karaoke, con una bola reflejando la luz dentro del vehículo, momento icónico que será uno de las imágenes para recordar de esta maravillosa cinta.

Si el año pasado fue el año en Francia de "Ilusiones perdidas", parece que, por ahora este será para "Pour la France".

Opinión: 4,3/5

Comentarios

Entradas populares de este blog

World War III. VENECIA 2022

Project Wolf Hunting. TORONTO 2022

VENECIA 2022

TORONTO 2022

Venus. TORONTO 2022

MUSEO CALIWOOD, Colombia

Mantícora. TORONTO 2022

Blanquita. VENECIA 2022

Pakucha. FESTIVAL DE LIMA 2022