La ciudad de las fieras. Miami 2021


Nadie pone en duda la calidad del cine colombiano, y más teniendo en cuenta el grandísimo prestigio de su escuela de cine de Cali, y su famoso Caliwood. Pero he notado un cambio en los últimos años a esta parte, sin ser un experto en cine colombiano. Antes, hace 5-7 años, las películas eran por lo general aburridas, tranquilas, sosegadas, excesivamente sombrías y con la muerte acechando, pero una muerte ya pasada. Como me contó el director de "El silencio del Río" Carlos Tribino Mamby en uno de los prolíficos y culturales "afters" de Cine Latino Toulouse, Colombia vivía en esa época 2015 el duelo por todos los muertos que había dejado la guerra. Y como él predijo, después vendrían obras más movidas porque el cine va con los tiempos de un país. Cuando vi en el festival de San Sebastián la sorprendente "Pájaros de verano" de Ciro Guerra y Cristina Gallego, me di cuenta de que el cine colombiano había pasado a otra etapa, o al menos a mi parecer. 

Con "La ciudad de las fieras" se vuelve a cumplir esta dinámica de películas donde la muerte pasa a un segundo plano, aunque no la olvidan. Su director, guionista y productor Henry Eduardo Rincón Orozco, y producción Ecuatoriana, hace su estreno mundial de esta cinta en el festival de cine de Miami 2021.



La cinta narra la historia de Tato, un chaval de Medellín amante del rap de 17 años quien acaba de perder a su madre quedando huérfano. Con sus amigos Pitu y La Crespa, buscan resistir y encontrar una alternativa diferente a la muerte y el crimen, a través del rap, participando en batallas callejeras de jam. Tras no pagar la renta de la casa a su casera con muy malas pulgas, Tato tiene que huir de su barrio, y su única opción es abandonar la ciudad y vivir con Octavio, un abuelo florista y silletero al que no conoce. 


El choque de generaciones entre Tato y Octavio es narrado de una forma bella por el director, viendo la tensión de la relación entre ambos desconocidos, pero que al fin de cuentas son familia. Dos generaciones de música, Octavio con su guitarra y Tato con su rap, uniéndose en una misma persona en épocas diferentes. El hecho de que el abuelo trabaja cultivando flores no es casual, y parece mostrar la belleza que se esconde en los valles más recónditos de Colombia, pero en general de la belleza que siempre está presente a pesar de la violencia. Esa belleza escondida es la que le atrae a Tato, ya que él también crea belleza con sus versos de rap y hip hop. 




Sin darse cuenta, Tato ha encontrado una calma que no pensaba que pudiera ir con él, pero que le satisface. También es verdad que no tiene muchas más opciones, ya que no tiene más parientes. Pero parece que disfruta con la compañía de un lejano pariente, que no parece tan lejano en la forma de ser.

El elenco de protagonistas está formado por Bryan Córdoba, Oscar Atehortúa, Joel Mosquera, Valeria Perez y Héctor García, donde la actuación de Tato es aceptable, deslumbrando sin dudas la de Octavio, su forma de interpretar es petrificante, no solo por su rostro sino también con sus manos que transmiten sabiduría, años de labranza, esfuerzo, ese esfuerzo que él mismo dice que hay que recompensar pagando a su nieto dinero por ayudarle. 



Una película completa, de la unión entre un nieto y su abuelo, abandonando la ciudad y modernidad para abrazar la tradición y la tranquilidad. Hay algún otro aliciente más que no desvelaremos para dejar cosas a descubrir para quienes la vean. 


Cinta que se podrá ver en concurso en el festival de cine de Toulouse 2021 en sección oficial.



Opinión: 3,8/5

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021