Cosas que no hacemos. Ficunam 2021


El mexicano Bruno Santamaría Razo nos transporta a un pueblo real (El Roblito) entre Teacapan y Tecuala, en la violenta frontera entre Sinaloa y Nayarit. Participa en "Ahora México" de Ficunam 2021.



 

La historia nos sumerge en un pueblo rodeado de violencia, pero al que esta no le toca directamente, con un halo de paraíso donde los niños juegan en la calle, hay constantes fiestas y la ausencia de hombres es algo llamativo. Ñoño o Arturo (quien después será Dayanara Cisneros) es un adolescente que juega con niños para no sentir el rechazo de los de su misma edad. Es gay y su sueño es poder vestirse con ropa de mujer, el reto está en decírselo a sus padres y no provocarles un shock. Ñoño se siente mujer, pero sin usar etiquetas como trans, el director Bruno nos muestra el cambio natural e imparable de este cambio de género, en donde lo más complicado es la aceptación familiar. 


En este mundo de Peter Pan, donde Papa Noel lanza los regalos desde un ultraligero, y las risas son parte del atrezo de la cinta, el director retrata el día a día de estos jóvenes, en donde los padres deben pescar durante largos días, dejando a sus familias con las cotidianidades de peinar a los niños, vestirles, decorar el pueblo para una de las tantas fiestas que tienen, etc. 



En una de las ocasiones hay un tiroteo en medio de la fiesta, algo poco habitual en el pueblo, pero visto por los niños como una excusa para acercarse al charco de sangre y discutir los pormenores del tiroteo, sin prestar una especial animadversión contra la violencia. La vida debe continuar, dejando rápidamente a un lado la muerte para continuar con la pesca, la organización de nuevas fiestas, o contar un secreto a sus padres, como el caso de Ñoño. Con sus padres delante, la madre hace de madre aceptando la voluntad de su hijo pero dando la palabra al padre, quien tras largos segundos de silencio da su opinión con la voz y con su mirada. El espectador queda completamente atrapado por esta escena, en donde no se sabe a ciencia cierta si es un guión preconcebido o es documental real. La casualidad del tiroteo en medio de la grabación añaden dudas sobre lo real del documental, pero con la escena de Ñoño sincerándose con sus padres, volvemos a creer que es real, porque esa magistral muestra de actuación no puede ser interpretada, el cambio de registro en un plano fijo de Ñoño terminando por unas lágrimas sinceras y sobre todo la cara del padre, son impactantes subiendo puntos enteros a la cinta.



El paso de la niñez en el pueblo de Peter Pan como es El Roblito, a la madurez, queda reflejado perfectamente por el paso del tiempo en Arturo, viendo a los niños jugar y convirtiéndose en un futuro que a priori está ya escrito en la pesca como sus padres. Ñoño tiene otro futuro que la pesca, y sin darse cuenta es un ejemplo de lucha por la propia forma de ser, sin dejarse llevar por las obligaciones que una sociedad con necesidades, o mal gestionada, impone a sus habitantes: ser pescador, tener esposa, hijos, etc. Siendo olvidados por todos los partidos que han gobernado México (PRI, PAN, Morena) llegando al extremo de no tener agua potable (en el 2020!!!) la única solución es pelear el día a día, intentar ser felices con la condición sexual o de género que se quiera, y querer a un hijo como lo que es, un hijo.


Sin duda un gran trabajo de investigación del director Santamaría, quien ha conseguido contarnos una historia atrayente, con denuncia social sobre la precariedad del trabajo en los pueblos olvidados de México, la falta de servicios básicos, y su piedra angular que le da una excepcionalidad a toda la cinta, la figura de Ñoño. El director cuenta cómo el conocer a Arturo fue circunstancial, tras hablar con una de las mellizas pequeñas, ella le comentó al director que Arturo le llamaba mucho la atención. Tras hablar con él y constatar ese rechazo a las masculinidades adultas del pueblo, tras confesarle Bruno que tenía novio y que había sido un secreto para sus padres, Ñoño le confesó que también  tenía un secreto que es que se viste de mujer, que era el vestirse de mujer. 



Más chocante es el cómo llegó Ñoño a contar su secreto a sus padres, fue a través de una entrevista que vio del director Santamaría con la madre del propio Ñoño, donde el director confesaba que no había dicho a sus padres que tenía novio, a lo que la madre contestó que debía decírselo ya que le iba a doler mucho más saber que guardaba un secreto que lo que él decida hacer con su vida. Un lujo que haya directores que están en la película, no simplemente que graban.


Opinión: 4,2/5


Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

Cinespaña Toulouse 2021