El Cuento Del Tio (Pigeon Drop). Miami 2021



Cinta dinámica, entretenida, divertida, con su página web, y con algunos toques de excelencia iconoclasta. El director y guionista argentino Ignacio Antonio Guggiari nos muestra el prodigio de caracterización de personajes para el festival de cine de Miami. 




Mario (Luis Ziembrowski) trabaja como carnicero, tiene problemas financieros y ve en la cena de navidad una forma de pedirle dinero a su tío millonario Rodo, con la excusa de comer en familia. Cuando el tío Rodo llega, tiene un accidente y muere. Mario y su psicodélica familia intentan sacar provecho de la situación, pero todo se complica a lo largo de la noche.


Al más puro estilo argentino de situaciones insólitas, como "relatos salvajes" o  "el anges", Ignacio consigue hacer grandes los muros de una casa de la que casi no sale, y en la que transcurrido unos minutos nos sentimos familiarizados. Con escenas divertidas protagonizadas por una personajes extremadamente bien caracterizados, como si de la familia Admas argentina se tratara, el público ve cercanos a todos los personajes empatizando con ellos y comprendiendo sus actitudes.



Sin querer ser más que una cinta para pasar un rato, "el cuento del tío" consigue con creces su objetivo, pero a parte da unas cuantas lecciones de sumergidas en sus diálogos como la relación de abuso de los de arriba con los de abajo en el caso de la asistenta, que tiene que perderse cenar con su familia por servir a la que le contrata. Vemos cómo el dinero ciega a la gente, en este caso Mario despotricando contra sus hijos o la novia modelo despreciando a su novio dejando claro que para ella el dinero es más importante que ocultar un accidente. Quizás excesivamente exagerados los personajes, lo que está claro que en ocasiones de lo grotescos que pueden llegar a ser, nos hacen reír fácilmente, imaginando cuál será el próximo paso a dar. Un punto muy a favor del guión, es la relación de la hija con el padre, mostrando la escalera de humillaciones que ocurren a veces en el trabajo de la vida real, el padre humilla a la hija por estar gorda, pero a su vez el padre ha sido humillado por su hermana por estar gorda.


La religión es un tema recurrente ya que una de las protagonistas está obsesionada con el cristianismo, siendo para ella lógico el "desplumar" a una persona por el simple hecho de no ser creyente, mostrándonos hipocresías constantes en la cinta. Podemos verla en el supuesto amor del padre por sus hijos, ya que trabaja para darles un techo, pero no le importa poder ir a la cárcel dejándoles solos. Más hipocresía vemos en la avaricia de la familia que odian a la mujer del tío Rodo porque piensan que se casó por dinero, sin darse cuenta de que ellos mismo están actuando con su tío solo por dinero.  



La única duda que me queda es el porqué del nombre en inglés "Pigeon Drop", que se traduce más o menos como "el timo de la estampita". Realmente quieren timar a la mujer del tío Rodo, pero la gran diferencia de significado entre uno y otro me hace preguntarme quién decide los nombres,  y en que se basan para ello. 



Con un guión puntiagudo, que nos recuerda de lejos "El cuento de las comadrejas" los acontecimientos se van volviendo cada vez más locos hasta que el espectador no entiende nada, siendo ahí cuando la cinta hace un flashback para explicar qué ha pasado. El público no puede por menos que aplaudir la brillantez del guión, sin ser una obra maestra, pero sí una cinta que se digiere muy bien y de las que el buen cine argentino nos tiene acostumbrados.


Opinión: 3/5


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021