El viaje Espacial. Festival Márgenes Madrid 2020


El viaje Espacial. 3,5/5

Idea genuina y un poco loca eso de grabar a la gente en las paradas de autobuses. El director chileno Carlos Araya nos sorprende con esta cinta, que ya ha pasado por multitud de festivales: 

FIDOCS de Santiago de Chile (Mejor película de la competencia Nacional), Sheffield, Black canvas cine contemporáneo, Muestra Chile, Valdivia, Chiloé.

Es directamente meterse en la intimidad de la gente en esos minutos de espera, donde la sinceridad aflora. 




No nos cansaremos de decir que el cine chileno está tocado por la varita de la genialidad, la mayoría de las obras que hacen, se convierten en referencia a seguir, mostrando al mundo, que aún queda mucho por descubrir en el cine. Muestra de ello son las geniales El agente Topo, La Verónica, La nave del Olvido, Jesus, etc. La genialidad llega incluso al diseño del cartel de la película, casi todos son impactantes.

El recurso más utilizado en las películas para mostrar esta sinceridad suele ser la de los dos protagonistas yendo en un coche, ya que es un espacio cerrado  del que no se puede salir durante unos minutos. 




En esta ocasión, el director utiliza un sitio fijo del que en principio tampoco se puede salir y en el que se pasarán unos minutos. Se pueden ver los lamentos de una chica con respecto al ligue de turno. La ayuda que ofrece un local a una chica extranjera que no habla absolutamente nada de español. Incluso los sonidos del equipo de limpieza limpiando la parada. Y así infinidad de casos en donde se puede llegar a correr el riesgo de aburrir, por repetitivo, al espectador. 




Si se considera esta cinta como proyecto, en plan arte contemporáneo, como precisamente tiene tintes el festival Márgenes o cómo podría ser el festival Traverse de Toulouse. la idea es fantástica y la película merece un gran aplauso por la innovación.




La definición de la cinta según Iván Pinto: "Chile como larga y angosta franja: un territorio de diversidad geográfica que lleva de las ciudades mineras del norte en el medio del desierto a pueblos lluviosos en el sur extremo. Carlos Araya decide filmar los paraderos de micros y buses regionales, instalados a lo largo del país, como núcleo antropológico y pregunta por quienes habitan y circulan. Esto lo realiza con planos fijos generales y diálogos en primer plano. El resultado es una cartografía intestinal de los miedos, expectativas, conflictos de un país en transformación. Desde la migración a las desigualdades de clase, pasando por le desconfianza al mundo político, la cámara y micrófono de Araya ausculta con ligereza y a la vez rigor formal, el rumor de la multitud y el silencio de los individuos."






Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021