Tiempos futuros. MÁLAGA 2022



En ocasiones la gente llega a un punto en su pasión que piensa que no puede descubrir nada nuevo, que lo ha visto todo siendo el futuro una constante repetición del pasado. En el cine llega este punto cada cierto tiempo, dónde uno piensa que todas las películas tratan de la misma temática, o que la moda en la forma de grabar que fue novedosa hace un año se convierte en añeja de tanto repetirla. 


El momento del cine peruano

El cine Peurano es la solución a todo el tedio posible que pueda causar el cine, la respuesta a todo aburrimiento en guión, técnica o interpretación. 
En el caso de "Tiempos futuros" de Victor Checa, la cinta sigue el hilo invisible y conductor de otras obras impactantes del mismo país como "Manco cápac" de Henry Vallejo, "Casos complejos" de Omar Forero o "Lina de Lima" de María Paz González, muchas de ellas disponibles en el Focus Perú que hizo el festival de cine de Biarritz.

Sin olvidar que uno de los miembros del jurado es Marco Mühletaler, director del festival de cine de Lima. Inevitablemente el cine peruano está de moda.





La peculiar ambientación, sobriedad de los actores, y capacidad para embalsamar la imaginación del espectador y hacerla volar es genuinamente peruana, sin poder definir dónde reside el secreto (escuelas de cine, personalidad propia de los cineastas, productores que solo crean películas de un tipo peculiar...). Sea como fuere, las cintas peruanas y en particular "Tiempos futuros" consiguen evadir al público de su realidad, llevándolos a un mundo distópico, futurista, del mismísimo Jean-Pierre Jeunet. 
Tantos son los referentes con el maestro francés, que incluso parte del guión podría verse como un homenaje al creador de "Amelie" o "La ciudad de los niños perdidos". Es en esta última donde vemos que se utilizan animales pequeños para conseguir dominar al enemigo, o unas gafas-lupa que consiguen llevarnos a un ambiente de fantasía tan necesaria para desconectar de tanto drama.

  



Diamantes en paquetes de "happy meals"

Los ganadores del último Oscar a mejor sonido por "Sound of metal", los mexicanos Jaime Baksht y Michelle Couttolenc, son los encargados del sonido en esta obra, que llega a transportarnos a un ambiente ingrávido que junto con las imágenes de líneas rojas de la máquina que aparece en la cinta, consigue el pack perfecto para alejarse de la realidad. En ciertos momentos el sonido nos recuerda al maravilloso documental y ganador de innumerables premios "Slow dead ahead" de Mauro Here. No olvidar tampoco la música a cargo de "Voz propia".


Los sonidos de metal, de crujidos, de sinuosos peligros que jamás podrían llegar a tocar la sensibilidad del espectador sin el brillante trabajo de los ingenieros de sonido, hacen de esta película en muchos sentidos, un diamante envuelto en un paquete de "happy meal". La calidad de los pequeños detalles es tan grande que de la mano de una distribución Estadounidense arrasaría en los Oscar. Una vez más vemos la importancia de hacer una obra de arte en Perú, o en Estados Unidos, lo mismo no parece recibir el mismo reconocimiento. 

El batman de Lima


El argumento de la cinta es la lluvia, la destrucción o "limpieza" de una ciudad como Lima, en la que nunca llueve, y las ideas destructivas de un padre para crear un diluvio. La ingenuidad de las actuaciones, así como la del guión son otro de los motores que imprimen fuerza y garra a la cinta. No es lo mismo ver a un hombre estadounidense fornido, con traje de cuero negro impoluto, con voz profunda avida de un caramelo de menta y con dinero de sobra para comprar los últilmos inventos tecnológicos volviendo a su casa-mansión en un coche propulsado por energía atómica, que ver a un padre de familia, con su mono de trabajo roto, que regatea el precio de un motor usado y que lo transporta en un motocarro hasta su casa de la que le quieren desahuciar. 

El cine de Víctor Checa está con los pies en el suelo, en la realidad, mostrando inicios con motocarros en un túnel, y finales de motos de alta cilindrada en el mismo túnel. Todo tiene un significado en el cine del director peruano, y el espectador está ahí para interpretarlos, sin necesidad de un malo con cara de payaso que nos aclare lo que está bien o mal.






El cine peruano, con Victor Checa como su representante en el festival de Málaga 2022, está aquí para demostrarnos que otro cine es posible, una forma diferente de observar la vida a traves de la lupa de la cámara que nos sorprenderá inevitablemente, más cuando el argumento de la cinta parece premonitorio tratando de destruir o limpiar una ciudad con la lluvia, justo el mismo día de la presentación de la cinta sobre Málaga llueve barro, algo nunca visto en la ciudad. 

Opinión: 4,3/5







Comentarios

Entradas populares de este blog

World War III. VENECIA 2022

Project Wolf Hunting. TORONTO 2022

VENECIA 2022

TORONTO 2022

Venus. TORONTO 2022

MUSEO CALIWOOD, Colombia

Mantícora. TORONTO 2022

Blanquita. VENECIA 2022

Pakucha. FESTIVAL DE LIMA 2022

Pour la France ( Por mi país). VENECIA 2022