Avatar 2: el camino del agua. Pathé Wilson


James Cameron vuelve a alterar el mundo del cine, 12 años despues de su primer Avatar. 

En este caso la secuela nos habla de un cambio de escenario, sin entrar mucho en el detalle ya que se aprecia mejor en el trailer. En esta cinta pasamos de la selva al océano, pero la idea de ser perseguidos por los humanos se mantiene como eje principal.

Con casi 400 millones de euros de presupuesto, según el propio director necesitan más de 2000 millones de euros para que sea un exito. Avatar 1 consiguió casi 3000 millones. Con otras 2 películas ya rodadas, y en vista de llegar a Avatar 5 ó 7, según vaya la taquilla, la saga de Avatar pretende parecerse a la de Star Wars.

Tanto dinero invertido en esta cinta, es en parte, para obligar a los espectadores a que la vean en el cine, es decir, los increíbles efectos especiales (en particular las escenas de agua) no podrán apreciarse de la misma forma que si uno va al DOLBY, al IMAX o al 4DX del cine de tu ciudad. Nosotros la vimos en DOLBY 3D, y se puede afirmar que jamás se han visto efectos especiales tan buenos, la combinación de realidad y no realidad desaparece, la luz, el agua, las sombras, todo es creíble y fascinante. 

De las más de 3 horas de la cinta, las 2 primeras horas es más bien calmada, mostrando el medio ambiente que les rodea, que es más que absorbente. Solo hay "peleas" en la última hora, y ni siquiera son extremadamente predecibles, cosa que se agradece ya que acostumbrados a las peleas de Hollywood, sería más de lo mismo. Con Avatar 2, aunque se siguen los patrones de las películas de gran público de EEUU (valores de la familia, de trabajar en equipo, el malo, el bueno, la que tiene poderes especiales, etc), no los sigue a raja tabla. Primero por la duración de la cinta, más acorde con alguna película de arte y ensayo, adorada en Francia por cultos que escriben para Cahier du Cinema, donde la duración es más una pretensión que una necesidad del guión. Aquí no, las 3 horas se agradecen, no porque sean necesarias, pero por poder disfrutar de tal maravilla durante 192 minutos se hace corto. 

Recuerdo que en Futuroscope, Francia, la entrada por ver animaciones visuales es de 48 euros, y si bien uno pasa el día, no tiene la profundidad de una película como Avatar 2, que te puede dejar flotando varios días despues, por los 22 euros de la sala DOLBY,  y si bien no son los 10 euros al mes de Netflix, la sensación no tiene nada que ver: es como ver fotos de Cancún o ir a Cancún, la foto siempre es más barata, pero no es lo mismo.

El hecho de utilizar de velocidades de grabación, 24 fotogramas por segundo en el aire y 48 fps en las escenas con agua, hace que sea la primera película que lo realiza, y lo hace para mejorar la calidad de las escenas con agua en los cines con 3D. Lo que pretende hacer Cameron con esta cinta, no es una película más, es algo mucho más importante, una misión Titánica (ya, ya), es cambiar los hábitos de consumo del cine actual, hacer que la gente vuelva a creer en las salas de cine tras la pandemia y el masivo consumo de cine en plataformas. Una tarea que ya intentó cambiar "Spider-Man: No Way Home", la cual tambien pudimos disfrutar en la sala DOLBY y 4DX, y que imaginamos que tras un año habrá quedado para las plataformas (Disney +).

Las actuaciones son complicadas de valorar, ya que, la mayor parte del tiempo, son efectos especiales, aunque transmiten muchísimo. Está siendo este 2022, un año complicado, donde un burro "Eo" o los efectos especiales de esta cinta, transmiten mucho más que actores de películas impávidas donde el actuar mal está de "moda" y ¡ojo!, no son los "actores naturales" de los que hablaba Victor Gaviria, no, es actuar mal a intención, tanto aquí como aquí, y en otros muchos films. Al cine alternativo le están comiendo la tostada y no se dan cuenta. Continuando con Avatar 2, los humanos que participan tienen unas actuaciones dentro de lo esperado en una cinta de masas de EEUU, no sobresale nadie.

La idea general del guión es hacernos ver lo importante que es la protección de la fauna y el medio ambiente, pero una vez más, aquí el mensaje no parece ser lo importante, lo importante es sumergirse en este mundo, que el espectador disfrute de esta fauna y flora inventada y que sea él mismo el que se haga una opinión de que eso (o su referente no avatar en la vida real) hay que conservarlo.


Las imágenes son tan potentes, tan fuera de lo que estamos acostumbrados a ver en el cine, que la batalla final sobraría, no necesitamos malos y buenos para identificarnos con los buenos y su mensaje, el espectador, tras 2 horas siendo un Na´vi más, ya está convencido de que eso tan bello no debería de ser destruido. Este es uno de los grandes méritos de la cinta, convencerte del mensaje antes de que te guíen. Pero entendemos que tengan que dar el mensaje masticado puesto que esta cinta irá para el público de EEUU, acostumbrado que les digan, sin sutilezas, lo que está bien o mal. 

 

Sin duda, una cinta que se disfrutará en una sala 3D y que aunque no cambie las formas de consumir cine, esperemos que levante las taquillas de esta y de otras películas, al hacer que gente que no iba al cine en años, vuelva a esa sana costumbre de compartir una sala oscura con otros humanos, como buenos animales gregarios que somos.

Opinión: 4/5 






Comentarios

Entradas populares de este blog

The corridors of power. FIPADOC 2023

Top internacional en español. CLERMONT FERRAND 2023

La memoria infinita. SUNDANCE 2023

My French Film Festival 2023

Scrapper. SUNDANCE 2023

Son. BIFFF 2021

Top internacional. CLERMONT FERRAND 2023

FIPADOC 2023

La Catedral. FIPADOC 2023

Industria, la clave del festival CLERMONT FERRAND