Espíritu sagrado. Locarno 2021


Chema Garcia Ibarra participa en Locarno en el concurso internacional con esta cinta, que es como mínimo diferente.

Chema ya ganó en San Sebastián 2016 el premio de mención especial en la sección Tabakalera, con el corto que co dirigió "La disco resplandece". A parte de pasar por Sundance, Berlín, Cannes, etc. El cineasta de Elche nos presenta ahora su primer largometraje, basado precisamente  en Elche. 

La cinta tiene un aire especial, enrarecido desde el principio, cuando vemos una extraña entrevista de una periodista a una mujer quien acaba de perder a una de sus hijas. Cuando nos muestra a su otra hija para indicarnos cómo iba vestida la desaparecida, hace especial hincapié en que la mochila de la desaparecida tenía los dos ojos, y no como a la que están enfocando de su otra hija en la que se ve una especie de Mickey Mouse tuerto.




Este tipo de detalles descabellados, sin sentido aparente, son constantes en la película, que continúa presentándonos una inmobiliaria (Inmo Galaxia) donde se reúne una asociación "Ovni Levante", cuyos socios creen en aliens y la posibilidad de hablar con los muertos. El presidente lee mensajes del más allá donde se explica que en un periodo de dos semanas, en otras galaxias se han producido guerras, reconciliaciones y avances sorprendentes en tecnología, mientras que los simples terrestres no han conseguido nada en ese tiempo.

La peculiaridad de esta película son sus actores, todos extremadamente rígidos, serios, como si forzaran las malas actuaciones que aquí se prodigan. La idea del director parece ser la de asimilar la forma de actuar de los actores terrenales a la de un alien. Podemos ver esto en la película protagonizada por David Bowie, "El hombre que vino de las estrellas" de 1976, donde David actúa de una forma similar, sin casi gesticular, forzando una expresión rígida complicada de digerir por los espectadores. Otro parecido entre la forma rígida de actuar y los extraterrestres es en la película de Fernando Colomo "El Caballero del dragón" donde Miguel Bosé parece tener la expresión de una lavadora.  Película que está considerada una de las peores del cine español, aún siendo dirigida por unos de los mejores directores españoles y coprotagonizada por nada más y nada menos que por Klaus Kinski.

En "Espíritu Sagrado" los protagonistas parecen sacados de Muchachada Nui, de hecho, el protagonista tiene una gran similitud a Areces, no solo física, si no por su dotes para la actuación. De hecho, de tan sorprendente que parece su "teatralizado" tono de voz, sus miradas, sus tiempos, sus réplicas, todo, dan esperanzas a todas esas personas que pretenden llegar un día a ser actores o actrices de éxito sin expresar nada, parece que esto mismo llegó a pensar Milena Smit. El hecho de que esté de moda y se valorice el que un actor no transmita nada a la cámara, que sea poco natural, que se note que está actuando o sobreactuando, es algo que la industria debería tener en cuenta, ya que si no se valora el arte magistral de algunos actores que sí transmiten, al final las películas las harán "amigos de" ya que no se requerirá una prueba de la buena actuación. Quizás aparecer como un cuerpo inexpresivo es la nueva revolución del cine, y muchos de los que buscan un cine diferente reclamen esto, espectros neutros donde el espectador pueda plasmar su imaginación, como un lienzo en blanco, y poder interpretar que el actor está contento o triste, sin necesidad de que este actor lo muestre. Un otro nivel de crear cine que se escapa a la mayoría de los mortales.




El conjunto de la historia de "Espíritu sagrado" sigue contando las reuniones y acciones que tiene esta asociación de Ovnis de Elche, para entrar en contacto con los aliens y las acciones "ilegales" que hacen siguiendo sus creencias. Con una calidad en la grabación sorprendentemente buena (con unas secuencias en la montaña rusa con banda sonora de Los Sobraos, memorable), un guión poco dinámico y unas actuaciones que desconciertan, esta cinta es diferente, atreviendonos a decir rara, pero quizás esa rareza hace que el espectador se quede pegado a la butaca intentando encontrar durante todos los 97 minutos de la cinta un poco de lógica.


Opinión 2/5






Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Josefina. San Sebastián 2021

As in Heaven. San Sebastián 2021

Festival Biarritz américa latina 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

La hija. San Sebastián 2021

Maixabel. San Sebastián 2021

Arthur Rambo. San Sebastián 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021