La última navidad del universo. Sitges




En el pasado Sitges tuve la oportunidad de ver en el hotel Meliá a un hombre al que tenía la sensación de conocer, me parecía familiar, quizás un amigo de un amigo. No paraba de darle vueltas, hasta que me presentaron a otro personaje, David Muñoz, quien me dijo que "la cara familiar" era Marc Velasco y que había sido el protagonista de "Fist of Jesus" que el propio David había codirigido. Como por iluminación del propio espíritu santo me vino a la cabeza la delirante cinta, las risas que me había echado, mis amigos turcos que vieron el corto en Turquía y que me dijeron que era bestial... Los protagonistas de "Fist of Jesus" estaban en Sitges, o al menos parte, porque Adrían Cardona, el otro codirector, no le vi por allí.


Marc Velasco en Sitges


La historia internacional no acaba aquí, Variety  habló de ellos con motivo de su participación en el Marché du Film en Cannes, donde Films Boutique llevó "Fist of Jesus" para su venta internacional.

Esta pareja, David y Adrian, tienen el síndrome de la pasión por el cine, crean cine porque si no explotan, como las cabezas y las tripas de sus personajes. No se ponen barreras para crear, el dinero, el tiempo, los medios, todo se supera haciéndolo "casero" con "mimo" y con mucha profesionalidad, dando como resultado efectos especiales sorprendentes y realistas que ya los hubiera querido Alex de la Iglesia para algunas secuencias de vergüenza ajena de su monstruo final de "30 monedas".

Estos directores tienen entre ambos más de una decena de títulos, otro de los recurrentes es "Brutal relax" codirigido también por Rafa Dengrá , y el último que tratamos aquí "La última navidad del universo" que participó en Sitges, ganando el Méliès d'argent en el BIFFF de Bruselas 2020.



En este relato apocalíptico sobre la navidad no hay nieve, ni niños, ni renos(se los han comido), ni gente buena...en realidad solo queda un hombre bueno en la tierra tras los estragos del calor, el canibalismo y la miseria, este es Cabezahueca interpretado genialmente por Marc Velasco, al que han enterrado hasta el cuello un grupo de punkis de estilo Mad-Max para matarlo, liderados por Pirado quien tambien está brillantemente interpretado por Esteban Ribas.

Santa Claus (Juanjo Torres Resina) aparece en versión rambo para darle su regalo, defendiendole de la horda de malas personas que quieren acabar con él. Los juguetes se convierten en armas, creando una orguia de sangre, vísceras, ojos arrancados, cráneos partidos por la mitad, y de más exquisiteces a las que nos tienen acostumbrados estos dos directores. El dinamismo, las risas, la tensión...están siempre presentes en esta obra, que por momentos parece una gran producción por su despliegue de medios: coches, drones, muchos protagonistas y extras...



Las obras ganan importancia cuando uno sabe los medios con los que se han hecho las películas, al igual que en el último Spider-Man no perdonamos que se note que había croma en las escenas de la estatua de la libertad con 200 millones de presupuesto, en "La última navidad del universo" la calidad es inversamente proporcional a los medios que parece que tenían, esto se llama de una forma: genialidad. ¿Qué no harían estos chicos con un buen presupuesto para un largo?. 




Harían algo diferente a lo que nos tiene acostumbrado el cine actual, donde uno no parece poder salirse de los grandes nombres o de las historias fritas y refritas del descubrimiento de la naturaleza humana contada con pesada solemnidad. Últimamente también está de moda las cintas que cuentan historias sin un sentido aparente, entre el documental y el cine experimental, donde la lógica del guión se lo hace en la cabeza el público que aún no ha abandonado la sala, estas cintas por cierto no paran de ganar premios. Pensar un poco en el público al hacer una película no está mal, producir películas que mantengan en vilo al espectador con historias diferentes, grotescas, a veces sangrientas, puede ser un gran apoyo para uno de los pocos que lo practican con éxito a nivel de grandes producciones como es Alex de la Iglesia



Estos jóvenes directores junto con productores arriesgados son los que deberían tener la responsabilidad de salvar el panorama del cine español actual, donde exceptuando a Santiago Segura, Alex de la Iglésia y alguna otra excepción, crea películas de salas vacías y vitrinas de premios llenas, premios no de festivales de clase A, donde quizás quieren propuestas más arriesgadas, genuinas, locas..."Titanees un buen ejemplo de esa locura que se asemeja un poco al cine de David Muñoz y Adrían Cardona.

Sin duda uno de los cortos más divertidos del año, que quizás no ha tenido toda la difusión que se merecía, pero que seguro que hará explotar la cabeza de forma figurativa de más de un espectador.

Opinión: 4/5





Comentarios

Entradas populares de este blog

Top 20 mejores largometrajes 2021

Top 10 mejores cortometrajes 2021

SO8 Aguilar de Campoo 2021

SO4 Aguilar de Campoo 2021

SO3 Aguilar de Campoo 2021

SO7 Aguilar de Campoo 2021

Cazafantasmas: Más allá. Gaumont Wilson

SO6 Aguilar de Campoo 2021

Les Tuche 4. Le Grand Rex