Stillwater. Cannes 2021


Titulada en español "Cuestion de sangre" la cinta del director Tom McCarthy, quien consiguió el Óscar con la magnífica "Spotlight", participa en la sección "fuera de competición" en el festival de Cannes 2021.



La película es arriesgada, ya que poner a un estadounidense en Marsella, sin que sea una película de comedia, tiene su mérito. El amor que siente el director por esta ciudad es lo que hizo que se declinara por este guión, así como los hechos reales en los que parece basarse la cinta, sin que sean mencionados, que ocurrieron en Italia con la estadounidense  Knox.


Con un reparto protagonizado por Matt Damon, Abigail Breslin, y Camille Cottin, la cinta cuenta como Bill (Matt Damon), padre de Allison, va a Marsella a visitar a su hija que está en la carcel acusada de asesinato. Gracias a unos nuevos indicios, el padre decide quedarse más de lo esperado para intentar ayudar a su hija a salir de la cárcel.


Una obra muy crítica con muchos aspectos de la sociedad, empezando por la estadounidense. El papel protagonizado por Matt Dimon, es un obrero que trabaja en la extracción de petróleo en Estados Unidos. Interpretando al ciudadano medio de clase obrera, sin muchos conocimientos intelectuales al que le preocupa ganar dinero para poder gastarlo en un restaurante de comida rápida, ver la tele, dormir, y hacer lo mismo al día siguiente dentro de su zona de confort. Tom consigue transmitirnos facilmente este ambiente decadentemente y monotono, que solo se ve salpicado por una nota de color cuando en la furgoneta que comparte para ir a trabajar hay mexicanos que hablan en español entre ellos.

Ser un inmigrante o extranjero es otro de los juegos con los que Tom madura esta película, con la idea de inmigrantes para los mexicanos en Estados Unidos, pero no pareciendo usar la misma palabra cuando es Bill el que está en Francia. La cinta parece mostrar la transacción sutil del paso de extranjero a inmigrante cuando la persona tiene que trabajar para subsistir en el país. No deja de resultar curioso que haya que poner etiquetas para todo por el hecho de economizar palabras, dando connotaciones erróneas con estas etiquetas. Bill no parece estar molesto por su papel de inmigrante, sin querer resaltar nunca su nacionalidad estadounidense sobre la del resto, ya que su forma de ser no parece cambiar entre un país y el otro. 



Las secuencias ligeramente cómicas sobre las diferencias sociales entre ambos países son de esperar, y el votar por Trump o tener un arma en casa son hechos que descolocan a los habitantes de Marsella, sin darse cuenta de que muchas de las noticias que se oyen de Marsella descolocan al resto de Francia. Está claro que la vida es cuestión de la óptica con la que se mire, y con qué se compare. El director es magistral en deslizar suavemente la idea de las incertidumbres, relativizando todo, incluso el fondo mismo de la cinta que es confirmar si Allison es culpable o no, en donde la palabra "Stillwater" tiene un papel primordial.

Rodando la cinta en barrios de mala fama como L'Estaque y Bonneveine, el director muestra los guetos que existen en Francia ( y en todos los países) donde la mayoría de la población es de origen árabe. Tom, sin ser francés, demuestra un manejo magistral del guión, del que es co-guionista, con su crítica sobre el racismo que expresan algunas personas contra los árabes en Francia. En contraposición pone a una protagonista bohemia que defiende la verdad sin centrarse en la etnia. En medio de esta tesitura: el protagonista, que solo quiere sacar a su hija de la cárcel cueste lo que cueste, aunque haya que culpar a un inocente que ya por ser árabe tiene las de perder. El juicio de Bill es precisamente la ausencia de juicio, sin denotar cambios de conducta por o contra las personas por su origen. De hecho, él mismo recibe un ejemplo claro cuando es él quien lleva la furgoneta para ir a trabajar y habla en inglés, en vez del idioma del país, contraponiendolo a lo que ocurría en Estados Unidos con los mexicanos. La obra en cierta manera, muestra la belleza de la globalización entendiéndose como la falta de barreras para vivir, estudiar o trabajar en otro país, haciendo de las diferencias un valor añadido como ocurre en el caso de Bill cuando conoce a Virginie, una mujer francesa que le ayuda a hacer traducciones y con la que termina viviendo.

La cinta trata varias temáticas que están entrelazadas de forma perfecta para crear un plato perfecto, donde todos los ingredientes del guión se complementan mutuamente. Desde la relación lésbica que hay en la cinta, que es parte detonadora de lo que ocurrió después, pasando por la falta de confianza en un padre por su alcoholismo y sus vicios. La oportunidad para volver a ser un padre le surge a Bill al llegar a Marsella, sin darse cuenta de que paradójicamente va a tener que demostrar su valía fuera de su terreno, fuera de su zona de confort. Parece ser esto lo que nos vende la cinta, que somos "mejores personas" más activas, con la mente más abierta hasta el punto de ir a un teatro a ver a tu pareja actuar, etc, cuando abandonamos la zona de confort que da tu propia casa, la tele, la comida rápida, un trabajo seguro, etc. Bill no demuestra nunca miedo al cambio, algo a valorar ya que se evitan escenas de melodrama innecesarias, centrándose en un Bill que acepta el cambio e intenta adaptarse como buenamente puede.



Para los habitantes de Marsella, esta cinta debe de hacer las delicias de sus egos, ya que no solo muestra las partes conocidas, si no los barrios periféricos, y las "calanques" de la costa. Utiliza estas imágenes, no para vendernos una ciudad como panfleto turístico típico de Woody Allen con San Sebastián o Barcelona, sino que la belleza de la zona es parte importante en el guión para hacer que Bill se sienta cómodo allí, al igual que el director del film en la vida real con esta región del mundo.

Una gran obra que tiene muchas lecturas, todas tratadas desde el punto aséptico de la fría y magnífica interpretación de Matt Damon.


Opinión: 4/5



Comentarios

Entradas populares de este blog

Manco Cápac. Biarritz 2021

Tailor. Mostra Valencia 2021

Sedimentos. Cinespaña 2021

Piedra noche. Biarritz 2021

El otro Tom. Biarritz 2021

El buen patrón. San Sebastián 2021

El páramo. Sitges 2021

Tres (Out of Sync). Venecia 2021

Josefina. San Sebastián 2021

La roya. Biarritz 2021