Yana-Wara. MALAGA 2024

La película dirigida por Tito y Oscar Catacora en Aimara, marcada por la tragedia de la muerte de su sobrino Óscar, presenta una narrativa compleja que busca explorar temas profundos y relevantes, como la violencia de género y la justicia comunal en el contexto andino. Aunque la decisión de filmar en blanco y negro puede parecer inicialmente restrictiva, en realidad agrega una capa de simbolismo y profundidad a la historia, donde el negro es el poder, destacando los contrastes entre la luz y la oscuridad, y creando una atmósfera evocadora que envuelve al espectador en la experiencia visual, como lo hicieron su obra anterior "Pakucha".



La película se sumerge valientemente en la cosmovisión andina, ofreciendo al espectador una visión única y perspicaz de la vida en estas comunidades. A través de una narrativa que desafía las convenciones occidentales, la película abre una ventana a un mundo rico en tradiciones, valores y formas de entender la justicia que pueden resultar desconcertantes para aquellos no familiarizados con esta cultura. Sin embargo, en lugar de alejarse de esta complejidad, la película la abraza y la explora con sensibilidad y respeto, ofreciendo al espectador la oportunidad de reflexionar sobre sus propias ideas preconcebidas y cuestionar sus percepciones sobre lo que es correcto e incorrecto.

Como decíamos, la elección de colores, especialmente el negro como símbolo de poder, se utiliza de manera efectiva para transmitir temas importantes dentro de la película. La presencia de una mujer vestida de negro como la figura de autoridad resalta la importancia del poder femenino en esta sociedad, desafiando las expectativas convencionales de género y destacando la complejidad de las relaciones de poder dentro de la comunidad.

Además, la película muestra una notable habilidad para tratar temas sensibles, como la violencia de género, con sensibilidad y respeto. A través de imágenes potentes y sutilmente impactantes, la película arroja luz sobre las realidades difíciles que enfrentan las mujeres en estas comunidades, sin caer en la explotación o la simplificación de estos temas sensibles.

La escena de la violación, presentada de manera sutil pero impactante al arrastrar a la chica detrás de una roca, ilustra la brutalidad de este acto sin caer en la explotación o la violencia gráfica. En lugar de mostrar explícitamente la agresión, la película opta por sugerir el horror de la situación a través de una roca que pesará en el alma de la niña, lo que permite al espectador imaginar el alcance completo de la tragedia.

La cinta ofrece una visión única y reveladora de la justicia comunal en las comunidades andinas, desafiando las normas convencionales y mostrando la capacidad de estas comunidades para organizarse y buscar soluciones a sus problemas de manera colaborativa y equitativa. A través de esta representación auténtica de la justicia comunitaria, la película resalta la importancia de la cosmovisión andina en la resolución de conflictos aunque también critica de manera elocuente la corrupción y la incompetencia en la política, mostrando cómo la cosmovisión andina puede ofrecer una alternativa viable y agil a las estructuras de poder tradicionales. Al despojar al gobernante (presidente) inepto de su autoridad, la película sugiere que la justicia puede cambiar rápidamente cuando se basa en principios de equidad y comunidad, en lugar de en el interés propio y la opresión.

La escena de las pertenencias siendo "repartidas" entre todo el pueblo, con una vista desde arriba que muestra una similitud a buitres revoloteando sobre la carroña, es una imagen impactante y simbólica. Refleja la codicia y desesperación de la comunidad ante la desgracia ajena, recordándonos la naturaleza depredadora de la humanidad en momentos de crisis. 

Opinión: 3,2/5





Comentarios

Entradas populares de este blog

No nos moverán: nueva visión del 2 de octubre de 1968 en México

Beating Sun (Mientras que pega el sol). VENECIA 2022

Cine español vs cine francés

ZARAGOZA ECOZINE 2024

CINHOMO CASTILLA Y LEON 2024

Josefina. San Sebastián 2021

Sujo, calidad pero más de lo mismo.

Festival cine español Nante 2024