Sole. MEDINA DEL CAMPO 2024

Pedro Estepa hizo en el 2021 "Deep Soria" el mejor corto del año visto por este medio. Partiendo de ahí las expectativas estaban muy altas, y no ha defraudado. Si bien es imposible llegar a la reflexión y efervescencia mística que se conseguía en los 5 minutos de "Deep Soria".

Con "Sole", estreno mundial en el festival de Medina del Campo (SECIME) en sección Castilla y León, la reflexión vuelve a nuestro cerebro en parte con un gran final que da sentido a toda la obra y que, como en "El sexto sentido", el espectador cree haber visto un fantasma, el de la soledad que hace lo impensable por no tenerse miedo a sí misma (redes sociales, fiesta, alcohol, bailes, discoteca...). 


Antonio Resines aparece brevemente dando un toque de calidad interpretativa. Si bien algunos de los actores podrían haber pasado un proceso de casting un poco más severo, la técnica de grabación es exquisita. Con más tiempo, más desarrollo y más dinero se podría haber hecho un largometraje interesante, que nos contara algo trascendental para nuestras vidas más allá de mostrarnos los temas de moda: chicas adolescentes descubriendo su sexualidad. La soledad es un tema tratado en otros films pero desde una óptica triste. Pedro pretende tratarlo desde el "desfase" que impida ver la soledad profunda en la que la protagonista, "Sole" o la propia Soledad, está metida.

En un momento puede parecer excesivo el tiempo de metraje del concierto y del "photocall" final, pero con los mensajes escritos al final todo cobra sentido. La idea de estar en una perpetua compañía, con la energía alta, el intentar alargar el máximo posible esas escenas de alegría mientras hay fotos y luces, no ya en el metraje, sino también en la vida real, es una genialidad del maestro Pedro Estepa que traspasa el tema del que trata (la soledad) e impregna el guion. Puede ser complicado de ver este símil entre lo largo que se hacen las escenas de alegría y el miedo de la protagonista a abandonar esas mismas escenas, puede ser complicado no entender que ella, Sole, no es una persona, es la representación de una enfermedad que no quiere volver a quedarse sola, con un miedo atroz a volver a casa y no tener a nadie. 

Esta obra parece que empieza floja, parece superflua pero como el mismo problema que quiere retratar, a veces nos centramos en lo superfluo para no ver la realidad, una realidad-enfermedad de soledad que en ningún momento llegamos a ver en la vida de Sole, excepto cuando el director da un golpe en la mesa y nos dice, con datos, el drama que está ocurriendo.

Se agradece inmensamente la continuidad de las imágenes o Raccord, verdaderamente prodigioso, en obras de mucho más presupuesto no han sabido hacerlo, se me ocurre "Maixabel" o cualquiera de las de Hollywood. 

Aquí es maravilloso ver que entre cambios de planos, las cosas siguen estando donde tienen que estar. El humor, con esos dos grandes ojos azules, aunque dichos por un personaje de Torrente, con las mismas cualidades interpretativas que un personaje de Torrente, también se agradece.

Con un guion inteligente, superfluamente profundo y realista, "Sole" nos demuestra, casi sin darnos cuenta (como debe ser), una de las realidades más dramáticas de nuestra sociedad.

Opinión: 4/5



Comentarios

Entradas populares de este blog

No nos moverán: nueva visión del 2 de octubre de 1968 en México

Beating Sun (Mientras que pega el sol). VENECIA 2022

Cine español vs cine francés

ZARAGOZA ECOZINE 2024

CINHOMO CASTILLA Y LEON 2024

Josefina. San Sebastián 2021

Snotty boy (Mocoso). Annecy 2021

Festival cine español Nante 2024