A Chiara. Sevilla 2021


Hay películas que no dejan indiferente, a veces es por causa de un guion bien pensado, por unos actores en apogeo, unas imágenes impactantes... En "A Chiara" o en español "Para Chiara" el conjunto coral milimétricamente engranado despierta nuestra atención.


Realismo como bandera

El director italiano Jonas Carpignano consigue crear una atmósfera "hiper-super realista", sin saber muy bien si el término existe, para dar un nuevo significado al ya famoso "hiper-realismo" italiano que todo el mundo conoce de películas como  "Ladrón de bicicletas" de Vittorio De Sica.



Las escenas donde se celebran los 18 años de la hermana de Chiara son oro puro, donde la realidad envuelve a la ficción, los comportamientos de los protagonistas son tan sinceros que parecen ser grabados con cámaras ocultas. La naturalidad es tan apabullante que nos hace dudar si tan perfecta interpretación puede ser posible. Incluso en los gestos dubitativos del padre de Chiara cuando este no quiere hablar delante del público por pudor, podemos denotar matices interpretativos que pocas veces pueden verse.

Incluso el espectador se altera cuando unos hombres piden hablar con Claudio, el padre de Chiara, durante el festejo. El miedo incierto es palpable en toda la secuencia de forma sutil, el director no presta especial atención a estos hombres, haciéndoles entrar y salir de la escena de una forma tan transversal que queda en el subconsciente.



La trama continúa con la desaparición de Claudio al día siguiente de la fiesta. Chiara empieza en este momento a buscar a su padre, sorprendiendose de lo que empieza a descubrir.


La escuela italiana

La fortaleza de las obras italianas actuales radica en una perfección en la ejecución de los rodajes, sin que ninguno de los cientos de extras miren a la cámara, sin que ninguno de los actores decaiga o parecen sobreactuados, de hecho la magia del cine italiano actual es que podemos ver el paso del tiempo reflejado en los rostros de los protagonistas. Pasó ya con el loco que quería entrar en la casa de "Gran Hermano" en la película "Reality" de Matteo Garrone, al que poco a poco vemos su paso de la ilusión inicial de recién casado a la locura interna que le provoca su deseo de notoriedad. Otro caso maestro de filmación y modificación del carácter de un personaje es el del protagonista de la inmensa "Dogman", cuyo protagonista consigue jugar con los sentimientos del público, utilizando para ello una interpretación cruda y perfecta que va desde un ilusionado hombre con su pequeño negocio de peluquero de perros hasta el sádico en lo que se convirtió. Chiara nos muestra algo parecido, la felicidad inicial en el cumpleaños de su hermana, y cómo poco a poco su carácter se va agrietando con los acontecimientos que vemos. El espectador puede llegar a oler ese amargor en el carácter.


Usar nombres reales 

Parte de este realismo revitalizante no está solo en la forma de grabar, ni en la brillante actuación de la protagonista Swamy Rotolo (Chiara), sino también en pequeños detalles que suman a hacer sentir como suyo los papeles, es el caso de que casi todos los protagonistas se llaman como el actor que les interpreta. Esto es una novedad, pero que deja de ser tal novedad por lo habitual que empieza a ser. 

Opinión: 3,7/5






Comentarios

Entradas populares de este blog

Lesgaicinemad 2021. Festival cine LGBTI+ de Madrid

La naranja prohibida. Seminci 2021

Compartimento número 6. Seminci 2021

Festival cine europeo de Sevilla 2021

La Fam (La Mif). Seminci 2021

Mali Twist. Seminci 2021

Seis días corrientes. Seminci 2021

El pa(de)ciente. Huelva 2021

Palmarés Seminci 2021