Super Mario Bros.: La película. PATHÉ WILSON


El cine tiene dos misiones para el espectador, entretener o culturizar, en el caso de esta cinta, la idea está clara, con pasar un buen rato es suficiente.


Las películas aleccionadores, con la moralina de lo que está bien o mal, son denominadas por los que saben como "Woke", ya se trate de superproducciones como "Strange World" o obras nacionales de arte y ensayo como "El agua" o "Las buenas compañías". 



Pareciera que lo verdaderamente revolucionario fuera ir en contra de estas consignas, y, peor aún para los puritanos, parece que está teniendo una aceptación extraordinaria por el público, ese público que lo que quiere es divertirse. En el caso de Mario Bros (Illumination, Universal Pictures, Nintendo), el entretenimiento está asegurado, con los hermanos perdidos en los mundos de los videojuegos, donde Mario busca a la princesa Peach para conseguir salvar a Luigi. Un malo, Bowser,  bastante divertido y con momentos tiernos que rompe la idea de los malos muy malos. 


Poco más tiene que contar esta película, ya dentro de las 10 películas de animación más vistas de la historia. 


Lo que sí que tiene que contar es como las tendencias pueden, o van a cambiar en Estados Unidos, tras el éxito de esta cinta en contraposición con los grandes fracasos financieros de otras animaciones (en Estados Unidos el éxito se mide de forma económica y no en número de premios ganados).


Se está dando un movimiento de estupefacción ante películas contemporáneas a Mario Bros, con ejemplos de inclusión aparentemente forzada, con una Blancanieves latina, una campanilla y una sirenita interpretadas por actrices negras. 

Con Pinocho de Disney fue parecido, la secuencias de su protagonista fumando y diciendo "okay polilla" fue eliminada de su última versión, mientras que en la cinta de Guillermo del Toro se da directamente una nueva visión sin cortapizzas. 

Los datos son claros, entre lo gastado en producción y la recaudación, la películas que siguen esta tendencia "Woke" terminan perdiendo mucho dinero, cuando se supondría que es lo que quiere ver el espectador, igual el espectador está cansado de que se le muestren historias forzadas, igual el espectador quiere ser él el que decida cuándo ver cultura (películas que te ayuden a pensar) o cuándo ver diversión (películas que te ayuden a no pensar). Tiene que haber un momento para todo.


 Si hay un cambio en la nueva forma de ver el cine de Estados Unidos, sobre todo en la animación que es donde el nicho de niños está más presente, gran parte de la responsabilidad se deberá al fenómeno de Mario Bros, cuyos productores venerados Shigeru Miyamoto y Chris Meledandri, decidieron hacer lo que quisieron, sin seguir consignas.


Comentarios

  1. ¡Me encanta el cine de dibujos y coleccionables! Es genial poder disfrutar de historias fantásticas mientras colecciono figuras de mis personajes favoritos. ¡Una experiencia única que no me pierdo por nada del mundo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La arriera. FICG 2024

Cine español vs cine francés

Reinaldo Cutipa

Indonesia en CANNES 2024

GOTEMBURGO 2024

Sebastián Peña: El cine paraguayo en México. FICG

La cascada, llega a México el corto que ganó en el festival de cortos más importante del mundo. FICG 2024