El rapto. SEMINCI 2023

Desde 1967 que el director italiano Marco Bellocchio lleva haciendo cine, y como algunos de su generación, principalmente Costa Gavras, parece tener el ojo más agudo con el paso del tiempo.

En este film vemos la evolución de un país y una sociedad, desde los ojos de un niño y su familia del siglo XIX, en donde la iglesia, que gobierna los Estados Pontificios, ejerce la justicia basada en la ley católica, olvidando el código penal romano que Napoleón instauró en muchos otros países a sangre y fuego. La posibilidad de que el niño de una familia judía en Bolonia esté bautizado provoca que se lo lleven por la fuerza para ser educado cerca el vaticano y del Papa del momento Pio IX.

Curioso que tras la salida del libro "El secuestro de Edgardo Mortara" del escritor  David I. Kertzer, Steven Spielberg estuviera a punto de grabar una película con el mismo título, en principio prevista para difundirse en 2017 pero que parece reportada hasta 2025. Parece paradójico que vaya a ver dos películas sobre el mismo tema, pero ya es sabido que Hollywood no resalta por la frescura de sus guiones, ni siguiera el propio Spielberg quien ha recurrido a hacer un film sobre su vida y un lavado de cara a "West Side Story".

Libertad en un mundo de opresión

Bellocchio nos presente un film extremadamente perfecto en su ejecución, con detalles que imprimen un realismo aplastante, como el Papa pidiendo que se rece en silencio mientras sube las escaleras, o la petición de quedarse con el niño un día más. Detalles que permiten al director mantener vivo al espectador en una película que fácilmente podría ser tediosa por la temática: religión hace 160 años. Los toques de humor provocados por situaciones extravagantes como dos policías en la habitación, hacen que se tome la cinta desde un punto menos denso.


Pio IX

La relación de los personajes es en todo estreno exquisito con los sentimientos de los terceros, a pesar de haber raptado a un niño contra su voluntad. Las continuas muestras de libertad que dejan al niño para poder ver a sus familiares, incluso la de volver a casa cuando lo visitan en su cama o su hermano irrumpe en el palacio. Esa libertad que choca con el lavado de cerebro que ocurre en el cerebro de un niño que no sabe que significan los gestos, como llevar o no un crucifijo al cuello.

Un Papa, Pio IX, que demuestra el regocijo por el poder, por someter no solamente a los de otras religiones sino también a sus propios súbditos, haciendo lamer el suelo como muestra de que el que manda allí es él. 

Los judíos siempre en la mira

La continua humillación del pueblo judío en esta película no es nuevo, de hecho en estos días en los que se han cometido barbaries contra los habitantes de Israel (creado para que jamás vuelvan a humillar al pueblo judío) se une la humillación de pueblos que están a miles de kilómetros de decirles cómo tienen que defenderse, creyendo que la verdad está en manos de los que ni han sufrido un genocidio en los años 40, ni sufrieron el repudio y negación de sus países vecinos por el mero hecho de ser de otra religión. Unos países, por cierto, que en muchos casos tienen una similitud a la película, tienen un derecho penal basado en su religión, y como demuestra el propio film, eso no parece ser muy saludable para la salud física o mental de sus ciudadanos.

Una cinta que nos hace pensar sobre el presente, la reunificación de Italia (sin caer en la tentación de mencionar a Garibaldi), la inquisición en una época sorprendentemente tardía, o la paradoja de que unas gotas de agua en la frente puedan dar "derecho" a destrozar una familia. Al igual que ahora, se esperaba que la familia judía no hiciera nada y aguantaran una nueva humillación, pero en este caso, y tras 160 años, el caso de Edgardo Mortara pone luz sobre algunas de las licencias, que un país con una ley basada en la religión, llegó a hacer. 

Opinión: 4,3/5

Comentarios

Entradas populares de este blog

Programación del festival de cine de Huesca 2024

No nos moverán: nueva visión del 2 de octubre de 1968 en México

Reinaldo Cutipa

El consentimiento. PÖFF 2023

La casa. MALAGA 2024

Le mystère Jérôme Bosch

Cine español vs cine francés

Festival cine español Nante 2024

IRTP presente en los premios Quirino. QUIRINO 2024