Elemental. PATHÉ WILSON


Desde Cannes estamos escuchando hablar de la nueva película de Pixar. Y desde Cannes mucha gente está deseando verla, en esta ocasión lo hicimos en la magnífica sala Dolby de los cines Pathé Wilson en Toulouse.

Los estudios Pixar han movido también la cinta por Annecy, el festival de cine de animación más importante del mundo, y es que esta película, como lo es cada una de Pixar, no es simplemente una película, es un mercado que mueve mucho dinero con merchandising, sagas, o posibles atracciones basadas en los dibujos dentro de los parques temáticos de Disney (a la que pertenece Pixar).


En Annecy 2023, la gran fiesta de la Barbacoa Disney estaba presidida por los personajes de Elemental. Las colas para que el director de la cinta, Peter Sohn, firmara los dibujos eran de horas. Y la forma de Pixar de arropar a la película se ve ya desde Cannes, cuando delante del hotel Carlton, el cartel del film estaba presente. A la fiesta en Cannes (que la hubo) no pudimos ir, pero los chorros de agua y llamaradas estaban presentes en la playa.

Todo esto se debe a la gran apuesta de los estudios Pixar por esta película en particular, ya que desde el puñetazo encima de la mesa de "Super Mario Bros.: La película", el reino indiscutible de la animación empieza a tambalearse. Sobre todo dentro del seno de Disney, donde el ratio de gastos y ganancias no parecen acercarse a la apuesta de Illuminations, un ejemplo claro se ver aquí con la cinta de Super Mario Bros, o aquí con otras de las creaciones de Illuminations como es "Sing 2"


Tras la presentación de la presentación (valga la redundancia) que se ha hecho de la película  en diversos festivales, vayamos a la opinión del film.

Element city es una ciudad donde viven 4 elementos, la tierra, el aire, el fuego y el agua. La cinta nos muestra los primeros pobladores de fuego, una pareja de llamas, que desembarcan en la ciudad, ella está embarazada. Tras sentirse repudiados por ser un elemento que hasta entonces no existía en la ciudad, deciden instalarse en un edificio en ruinas y empezar un negocio. La familia crece y la nueva criatura, Ember, se convierte en una joven temperamental, inteligente y calculadora. Por su parte, Wade es un inspector de canalizaciones, es agua, sensible y bonachón. Ambos elementos se encuentran e intentan resolver un problema común.


Prodigio de animación

La animación es un nuevo hito dentro de la animación, la desbordante imaginación e ingenio para mostrarnos llamas constantemente en movimiento, con cambios de colores, de formas, que se reflejan en al agua o en otros elementos, es simplemente casi imposible de imaginar simplemente hace 5 años. Los bordes de elementos definidos como el agua tienen también una textura que solo programas extraordinariamente potentes pueden conseguir, llegando a eliminar estos bordes para crear un perpetuo reflejo de lo que tienen los personajes de agua alrededor, dando una sensación completamente real. 

Un ejemplo de la brillante destreza, es el momento en el que Ember está dentro de la burbuja de aire navegando entre ramas y como estas se van apartando a su paso, de forma completamente natural, si fuera en acción real, pero que en animación es un efecto más que complicado. Otro de los detalles es la estela borrosa que crean los personajes del elemento fuego a su alrededor, lo mismo que cuando ponemos una llama, o detrás de los motores de un avión, esa distorsión de la imagen detrás del calor no es nada obvia ni sencilla de recrear, y sobre todo, a lo largo de toda una película.


El nuevo mundo creado por Pixar está pensado al detalle, una ciudad en la que el tren va por vías de agua, y los edificios son de cristal, dando alguna semejanza a la zona de rascacielos de Shanghai.


Relaciones profundas, con paradojas verosímiles

El guión es sólido, unas relaciones más profundas que las que nos tienen acostumbrados en Pixar, donde el deber de continuar con el negocio familiar parece claro, pero unos brotes de cólera indican que algo no va bien. Un elemento opuesto, como el agua, puede hacer alterar la aparente estabilidad. El agua aquí, en la forma de Wade, parece indicar un elemento, junto con tierra y aire, que son los gestores de la ciudad: estaban antes que el fuego, entre ellos 3 viven sin aparentes problemas (aunque no se mezclan en pareja), y los 3 ponen obstáculos al fuego como es la imposibilidad de ver una flor en un museo por miedo a que la quemen. 

Este paralelismo aparente con la actualidad de los inmigrantes, parece más que intencionada, teniendo en cuenta que el propio Peter Sohn, de origen coreano, hace un homenaje al final de los créditos, a sus padres que parece ser que llegaron a Estados Unidos como inmigrantes.


Temas actuales desde la animación

Los dos ejes entre los que se mueve la cinta son estos dos, el deber de un futuro preestablecido y la integración de las diferentes culturas e inmigrantes. En la cinta consiguen tejer un buen guión para que ambos ejes casen bien en un final común.

La familia de Ember le prohíbe mezclarse con otros elementos, de hecho, no se ven en ningún momento parejas de diferentes elementos. Esto parece una llamada de atención a la falta de integración en algunos países, y la segregación forzada o auto segregación voluntaria por ser diferentes. El barrio del fuego parece estar habitado solo por este elemento, aunque hay esporádicos fans de tierra que visitan el barrio en ocasiones. 

La propia vida personal de Peter Sohn podría ser un ejemplo de integración, de dejar atrás parte de su "pasado" coreano para dar cabida a una nueva cultura, la estadounidense. La cinta muestra los beneficios de la integración, de la fusión de elementos de forma literal, y el miedo que esto supone por ser desconocido. La importancia de las tradiciones familiares tienen mucho peso, en la vida real y en el film, llegando a desterrar a un hijo o hija por no hacer exactamente lo que se le pide, un miedo que provoca que se siga en ese gueto autoimpuesto sin llegar a integrarse con otros elementos. 

Una película con una cantidad de lectoras impresionantes, todas inteligentes y que no caen en el tópico de un buenísmo impuesto. La extrema sensibilidad de Wade responde más a una cualidad del agua que a una moda impuesta sobre el papel de los hombres. El agua, como se demuestra en los experimentos del japonés Masaru Emoto, es capaz de absorber los sentimientos y poder reflejarlos de forma microscópica. En "Elemental" esta forma de reflejar la sensibilidad es con los constantes lloros en forma de fuente, que son más cómicos que trágicos. En contraposición tenemos la paradoja de un fuego que es frío, e incapaz de llorar.

Una obra inteligente, amena, y con muchos más hilos que rumiar, con temas actuales tocados con una sensibilidad y distancia que solo la animación sabe aportar. 


Opinión: 4/5


Comentarios

Entradas populares de este blog

No nos moverán: nueva visión del 2 de octubre de 1968 en México

Beating Sun (Mientras que pega el sol). VENECIA 2022

Cine español vs cine francés

ZARAGOZA ECOZINE 2024

CINHOMO CASTILLA Y LEON 2024

Josefina. San Sebastián 2021

Sujo, calidad pero más de lo mismo.

Festival cine español Nante 2024